Hoy se ha presentado en Madrid **Cardwee**, una aplicación para crear y almacenar tarjetas de fidelización desarrollada por dos españoles. Y probablemente sería una presentación de un producto más (uno **aparentemente muy útil**, eso sí), si no fuese porque el más mayor de los tres miembros de la empresa que hay detrás de ella tiene **17 años**. Luis Cuende (CEO) está acompañado en su aventura por Jorge Izquierdo (**16 años**, CTO) y Néstor Palao (**16 años**, director comercial). Sin embargo, a diferencia de muchos otros jóvenes, no quieren que la gente se fije en su edad, sino **en lo que han creado**.

¿Y qué es lo que han creado? A primera vista, **la forma de olvidarse de las tarjetas de fidelización**. Para conseguirlo han desarrollado dos aplicaciones, una dirigida a los clientes y otra a los negocios. Los primeros sólo deben descargar la **aplicación gratuita** (en Android; en iOS está integrada con PassBook) escanear los códigos QR de cada establecimiento y acceder a los descuentos o promociones.

Por su parte, las empresas tienen una serie de funciones y herramientas a su disposición. Por ejemplo, las tarjetas son **personalizables**, y también lo son las ofertas. Además, hay acceso en tiempo real a **analíticas bastante completas** (una de sus grandes ventajas respecto a los métodos de fidelización tradicionales).

En ambos casos la clave es la sencillez. Los clientes no tienen que registrarse; simplemente **introducir un nombre**. No hay claves, cuentas de correo o información personal. Esto tiene un aspecto negativo: si se elimina la aplicación o se pierde el teléfono, **se pierden los puntos acumulados**. A cambio, el proceso de registro es simple como pocos. De todos modos, **es posible que cambie en las próximas versiones** de la aplicación Android (en iOS se guarda la información en iCloud, así que es probable que más adelante se asocie la información a la cuenta de Google del usuario).

Los negocios utilizan una interfaz diferente, pero igualmente simple. Según explicó Izquierdo en la presentación, lo que tardan en poder usar su sistema es **lo que tardan en imprimir el código QR**. «No es que queramos que sea simple, es que queremos que sea totalmente automático». Es más, quieren que para el cliente prácticamente no exista Cardwee.

Y en un futuro podrían tener más comodidades, ya que la compañía baraja la posibilidad de **entregar teléfonos Firefox OS a los comercios**, para que puedan usar estos dispositivos. Esta plataforma, por cierto, será la próxima que tendrá soporte en **Cardwee**, **junto a Windows Phone**. **BlackBerry 10** entra en los planes, pero iría después. También se plantean llegar a negocios en línea más adelante, pero por ahora se centrarán en las tiendas físicas, donde, en su opinión, tiene más sentido el concepto de fidelización.

## Modelo de negocio

La idea es **buena**, al menos sobre el papel. También parece que han conseguido generar interés, ya que había cerca de 50 empresas que habían solicitado información antes del lanzamiento. A ellas se les unirán las que reclute el equipo de **45 comerciales** (15 en Barcelona, 15 en Madrid y 15 en Sevilla). Esto no quiere decir que no vayan a funcionar fuera de España, pero por ahora los comerciales (que cobrarán una comisión mensual por cada cliente que consigan) sólo trabajarán en estas ciudades. En cualquier caso, en función de su tamaño deberán pagar una cantidad que estará entre los 25 y los 150 euros al mes. Las multinacionales deberían negociar un precio aparte.

Así pues, aunque que reconocen que Izquierdo y Cuende son «más hackers» y lo único en lo que pensaron desde un principio fue en programar, **todo parece atado**. La idea nació **hace 8 meses** y su principal preocupación fue crear un producto, pero su modelo de negocio «**no es vender pegatinas**».

A pesar de ello, han tenido problemas. La edad, por ejemplo, ha sido un obstáculo a la hora de crear la empresa. Finalmente tuvieron que registrarla en Reino Unido, aunque no descartan volver a España si las condiciones para emprender una vez que alcancen la mayoría de edad son más ventajosas. De todos modos, creen que se habla demasiado de esto. «**No queremos que la gente se fije en nuestra edad, queremos que se fije en nuestro producto**», explica Cuende. En su opinión, esto sólo debería servir para animar a otros jóvenes a emprender. «**No necesitamos más futbolistas ni más toreros**».

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.