Tal y como comentábamos ayer, en estos días se está celebrando en Taiwan la feria anual de tecnología Computex 2013. Si ayer fue el día en el que Asus y Acer nos presentaron algunas de sus novedades, hoy teníamos como plato fuerte de la jornada a Intel y, como no, la esperada keynote en la que se han presentado los procesadores Intel Haswell, la cuarta generación de procesadores Intel Core.

Procesadores Intel Haswell

Cuando hablamos del nombramiento de Brian Krzanich como nuevo CEO de Intel comentamos que uno de los retos a los que se enfrentaba era la necesidad de dar un impulso a los ultrabooks y, por tanto, los esperados Intel Haswell iban a ser claves en este sentido puesto que podrían hacer que este tipo de dispositivos se abaratase y, por consiguiente, tuviesen un marcado mucho más amplio. Parece que estas expectativas se pueden cubrir mejor que bien con esta cuarta generación de procesadores Intel Core, unos procesadores que llegan dispuestos a ofrecernos gran potencia y, a la vez, un extraordinariamente bajo consumo; dos factores que conseguirán que los dispositivos que los integren sean mucho más ligeros, dispongan de unas baterías con gran durabilidad y, además, disipen mucho menos calor (abriendo la puerta a dispositivos mucho más delgados y sin ruidosos ventiladores que expulsen aire caliente para disminuir la temperatura del sistema).

Intel Haswell Core 7

Concretamente, los procesadores Intel Haswell han sido concebidos desde el primer momento para ser integrados en dispositivos de alta movilidad, es decir, los ultrabooks. De hecho, profundizando en esta orientación, Intel ha aprovechado la ocasión para mostrarnos sus soluciones para sistemas "2 en 1" (sistemas convertibles tableta/PC) o, dicho de otra forma, nos encontramos ante el primer SoC (System-on-a-chip) para PC que integra procesamiento gráfico comparable al de las tarjetas gráficas dedicadas (duplicando el rendimiento de la generación anterior) gracias a la tecnología Intel Iris que, por cierto, es capaz de soportar hasta 3 pantallas a la vez.

Haswell promete duplicar el rendimiento que experimentarán los usuarios, multiplicar por 8 el tiempo de respuesta de un equipo tras salir de hibernación o editar o compartir vídeos en calidad HD 20 veces más rápido. Además, en el caso de los ultrabooks, Intel promete aún más mejoras y prometen tiempos de respuesta tras la hibernación de alrededor de 3 segundos, es decir, un encendido casi instantáneo.

Diagrama Intel Haswell

En el apartado de seguridad, los procesadores Intel Haswell, y por ende los dispositivos que integren esta cuarta generación de procesadores Intel Core, nos ofrecerán los sistemas Intel IPT e Intel AT que son especialmente significativos para el sector empresarial puesto que nos ofrecerán autenticación por hardware y la capacidad de inutilizar nuestro dispositivo en caso de robo.

Más potencia y menos consumo

Llama mucho la atención que a pesar de las especificaciones de rendimiento o potencia, estos procesadores se hayan optimizado tanto en consumo que, en condiciones extremas, son capaces de llegar a consumir apenas 6 vatios; una cantidad extremadamente pequeña si tenemos en cuenta las prestaciones que ofrecen.

Placa con Intel Haswell

Reducir el consumo, obviamente, implica que las baterías de nuestros dispositivos van a durar más tiempo (prometen alrededor de 9 horas) y, por tanto, gozaremos de mayor autonomía. Además, un menor consumo también implica menos calor a disipar, algo que redunda en el tamaño y grosor de los dispositivos, permitiendo diseños más delgados y ligeros que harán cada vez más innecesario el uso de ventiladores para disipar y expulsar el calor del interior de nuestros ordenadores portátiles.

Disponibilidad

Los procesadores Intel Haswell de cuatro núcleos ya están disponibles y las variantes orientadas a dispositivos "2 en 1", ultrabooks, equipos de sobremesa y portátiles convencionales comenzarán a distribuirse este mismo verano. Además, Intel también comercializará la variante vPro para dispositivos de corte profesional aunque la fecha no está aún clara más allá de decir que será conforme avance algo más el año.