El nombre de Edward Snowden se ha convertido en sinónimo de tensiones diplomáticas entre varios países. El que un país considera terrorista y espía por filtrar información confidencial sobre "seguridad nacional", y tantos otros consideramos una persona que lo arriesgó todo por dar a conocer la verdad sobre los programas de vigilancia doméstica, como el llamado PRISM, que mantiene la NSA de EE.UU., se encuentra en el ojo del huracán mientras está a la espera de la respuesta del gobierno ecuatoriano sobre si le dará o no asilo. Sin embargo, este asunto parece haber agotado la paciencia de varios legisladores en el país norteamericano, y es que Estados Unidos amenaza a Ecuador con tomar represalias económicas, si dan asilo a Edward Snowden, según reporta el medio de información RT.

Uno de los senadores estadounidenses que se han manifestado al respecto ha sido Robert Menéndez, del partido demócrata, quien advierte que "si Ecuador llega a conceder asilo a Snowden, esto podría poner en juego la renovación de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga, además del Sistema Generalizado de Preferencias" (ATPDEA y GSP, respectivamente y según sus siglas en inglés).

Además de las palabras de Menéndez, que recoge RT, se encuentran las declaraciones del congresista Sander Levin, también del partido demócrata, quien vuelve a mencionar que dar asilo a Snowden, quien claramente está solicitado por las autoridades norteamericanas, podría tener como consecuencia directa que el congreso revoque la renovación de la ATPDEA.

Estos tratados, desde la perspectiva del Ecuador, benefician al país con preferencias arancelarias en los intercambios comerciales entre ambos territorios. Sin embargo, el punto de vista de los congresistas y, posiblemente de todo el partido demócrata, sobre cómo Ecuador maneja esta clase de situaciones, sería "inaceptable". Por supuesto, recordando que el gobierno del Presidente Rafael Correa fue el que otorgó asilo a Julian Assange hace ya un año, quien filtró una enorme cantidad de documentos a través de la organización WikiLeaks y que actualmente se encuentra prácticamente atrapado en la embajada ecuatoriana en la ciudad de Londres, ya que el gobierno inglés se niega a darle paso libre hasta el aeropuerto para tomar destino a Ecuador.

Los comentarios y afirmaciones de estos congresistas estadounidenses son muy lamentables, ya que sin lugar a dudas pueden ser tomados como amenazas ante un país que en el caso de Assange y posiblemente el de Snowden (tomando en cuenta que Ecuador aún no le ha concedido asilo), no ha hecho más que velar por la seguridad de estas personas, quienes son considerados por Estados Unidos (injustamente, desde el punto de vista de muchos) como terroristas y espías.