El pasado jueves, coincidiendo con el nombramiento de Brian Krzanich como nuevo CEO de Intel, comentamos que uno de los grandes retos a los que se enfrenta la compañía es la caída en la venta de PCs y ya van cuatro trimestres seguidos en los que se viene dando esta tendencia. Si bien está claro que el PC no ha muerto y sigue siendo el dispositivo con el que trabaja mucha gente cada día, tabletas y smartphones son a día de hoy los dispositivos que más se venden y mayor atención captan entre los usuarios; una tendencia que parece que no será pasajera y se seguirá manteniendo puesto que, según los analistas, para el año 2017 se venderán 6 tabletas por cada ordenador vendido, es decir, la venta de tabletas sería 6 veces superior a la de PCs.

Este pronóstico llega de la mano de la consultora NPD DisplaySearch y, la verdad, es un dato que en cierta medida no nos sorprende si echamos un vistazo a nuestro alrededor y vemos las ventas de tabletas en este último año con un incremento del mercado del 142.4% y 27.8 millones de tabletas con Android y 19.5 millones de iPads vendidos solamente en este primer trimestre de 2013.

Según los datos que ha publicado NPD DisplaySearch, el mercado de los dispositivos móviles crecerá desde los 367,6 millones de unidades vendidas en el año 2012 hasta los 762,7 millones de unidades que se estiman para el año 2017; un crecimiento que vendría determinado, según comenta este estudio, por dos factores fundamentales: el factor de forma de estos dispositivos y su manejo táctil. 2013 podría marcar un punto de inflexión entre los usuarios y podría ser el año en el que las tabletas comenzarían a sustituir a los ordenadores portátiles como herramienta de trabajo puesto que este tipo de dispositivos están cada vez más extendidas, tanto a nivel personal como a nivel profesional y de todo este aluvión de tabletas, alrededor de un tercio serían tabletas de bajo coste.

¿Y qué pasa con los ordenadores portátiles? Quizás nos cueste imaginar a alguien salir de viaje con una tableta en vez de llevar un ordenador portátil pero, para determinadas actuaciones, una tableta puede ser más que suficiente para acceder en remoto a un servidor, usar una aplicación de virtualización de escritorios o tomar notas durante una reunión; un cambio de hábitos de uso que haría que durante los próximos 4 años la venta de PCs cayese un 10%, pasando de las 203,3 millones de unidades vendidas en 2013 (es lo que se estima) a 183,3 millones de unidades en 2017. Dicho de otra forma, se venderán menos ordenadores portátiles y se venderán muchas más tabletas; por tanto, tenderemos a alargar la vida útil de nuestros equipos e invertiremos en un dispositivo móvil que lo complemente (o que pase a ser nuestra herramienta de trabajo habitual y convierta el portátil en secundaria).

Curiosamente, dentro de los PCs que se venderán en estos años, las predicciones de NPD DisplaySearch sitúan los ordenadores con pantalla táctil como el grupo de dispositivos que más importancia tomará en estos 4 años y se espera que para 2014 ocupen el 48% de la cuota de mercado de los PCs aunque, sin duda alguna, los dispositivos más importantes serán los ultrabooks y dispositivos como el MacBook Air, es decir, tenderemos hacia dispositivos extremadamente ligeros y que nos permitan gran autonomía. Personalmente, me ha llamado mucho la atención el dato de la penetración de los dispositivos con pantalla táctil (de hecho se estiman que dos tercios de los dispositivos ultrabook que se vendan tendrán pantalla táctil); un nuevo paradigma que ha llegado de la mano de Windows 8 que, precisamente, está encontrándose problemas de adopción y avanza más lento de lo esperado, quedando algo lejos del tractor que se esperaba que iba a ser.

Como cualquier proyección o pronóstico, los datos hay que tomarlos con cierta cautela porque no dejan de ser estimaciones basadas en los datos de venta de estos últimos años pero, aún así, nos presentan un escenario que en el fondo no nos debería sonar desconocido puesto que dibujan un entorno que ya se ha dibujado en muchas ocasiones cuando se ha hablado de los dispositivos Post-PC (y siempre es algo que genera bastante controversia). Cada vez somos más móviles y esta tendencia, sumada a la potencia que podemos encontrar en tabletas de gama alta tanto iOS como Android, hace que los dispositivos Post-PC se hayan convertido en una herramienta de trabajo que supla al PC en muchos escenarios y casos de uso, cambiando las tornas y lo que primero fue un complemento al PC se haya convertido en el dispositivo principal y el PC en un complemento al dispositivo móvil.

Particularmente, el número no me extraña demasiado y es algo que comenzamos a ver a nuestro alrededor, tanto a nivel particular como a nivel empresarial. De todas formas, la proporción 1 a 6 en la ventas no tiene por qué tener una connotación extremadamente negativa que simbolice la muerte del PC ni mucho menos; simplemente, alargaremos su vida útil antes de renovarlos.

¿Qué os parecen estos datos de venta de tabletas? ¿Se cumplirá el pronóstico de 1 PC vendido por cada 6 tablets? Yo diría que sí, pero habrá que esperar 4 años para verlo.