EDSAC (Electronic Delay Storage Automatic Calculator) no es tan conocido como otros de los primeros ordenadores como ENIAC, pero su trascendencia fue enorme, ya que fue el primer al que tenían un acceso relativamente sencillo los investigadores, que podían realizar cálculos complejos con facilidad. Por este motivo, ha comenzado la reconstrucción de EDSAC, en la que Google se ha involucrado de forma activa.

La historia de EDSAC comienza tras un viaje de Maurice Wilkes a Estados Unidos, donde pudo ver algunos de estos ordenadores primigenios. En el barco de vuelta ideó el primer boceto del ordenador que se construyó a su vuelta en el Departamento de Anatomía de la Universidad de Cambridge. Hace exactamente 64 años, el 6 de mayo de 1949, se puso en funcionamiento por primera vez.

Hasta entonces, según explica David Hartley, director del Museo Nacional de la Computación de Reino Unido (TNMOC), en un corto producido por Google los investigadores tenían que usar unas calculadoras 'manuales' en las que era necesario girar una manivela para que funcionasen. Esto, obviamente, resultaba cuando menos incómodo a la hora de investigar, por ejemplo, la estructura de las estrellas.

Maurice realmente quería hacer algo para todos esos investigadores atascados girando manivelas.

Así pues, una vez que estuvo completado, cualquier investigador de la Universidad podía usar EDSAC. Es más, Wilkes quería que su creación fuese utilizada, aun con el riesgo de que se estropease. Y eso ocurría con cierta frecuencia, pues la máquina no era tan fiable como lo son los ordenadores de hoy en día. De hecho, los lunes no era tan útil, ya que le costaba arrancar tras pasar el fin de semana apagada. Pero el objetivo de Wilkes no era crear la máquina más potente, sino dar un servicio de computación que en ese momento no existía.

Pero las aportaciones de EDSAC van mucho más allá, ya que fue uno de sus investigadores, David Wheeler, quien creó las subrutinas, un elemento que todavía se usa hoy en día en algunos lenguajes de programación. Además, EDSAC fue la base del primer título de Informática del mundo y el primer ordenador comercial fue construido basándose en éste.

No obstante, a pesar de su valor histórico, el ordenador fue desmantelado. Por este motivo, un equipo de voluntarios y el TNMOC trabajan en la reconstrucción de EDSAC. O, mejor dicho, de una réplica de este coloso. Google también apoya este proyecto, aunque no ha explicado hasta qué punto (es decir, si su aportación va más allá de la producción del corto).

En cualquier caso, la reconstrucción de EDSAC ya está en proceso para homenajear las figuras de Wilkes y del propio ordenador, así como la importancia que tuvieron en la historia de la informática. "Ahora tienes un smartphone; ¿lo habrías imaginado hace 10 años? Pero eso es lo emocionante de la computación: te sorprende todo el rato", resume Wheeler.