La [estrategia](http://alt1040.com/2013/04/caida-de-nintendo-no-aprende) que está siguiendo Nintendo últimamente es algo que suele generar bastante debate; un rumbo algo extraño y excesivamente continuista que parece colocar a la compañía en una situación muy complicada que podría seguir los pasos de Sega. La **Wii U**, la última consola de sobremesa de la compañía, apenas ha vendido 3 millones de unidades a pesar de ser un buen dispositivo que, desgraciadamente, tiene el lastre de su corto catálogo de juegos. Para terminar de complicar aún más las cosas, desde [**EA**](http://www.joystiq.com/2013/05/07/wii-u-frostbite-engine-tests-yield-not-too-promising-results/) han comentado que los próximos juegos que preparan no van a tener como objetivo esta plataforma puesto que no parecen ofrecer los resultados que la compañía espera para sus títulos.

El responsable de este comentario no es ni más ni menos que Johan Andersson, el director técnico de EA, que a través de Twitter ha comentado (a raíz de una pregunta que le han formulado) que tras los resultados obtenidos por la compañía en las pruebas realizadas con el motor Frostbite 2 con la Wii U han descartado esta plataforma como objetivo al que dedicarle esfuerzos.

Dicho de otra forma, EA está trabajando en una nueva versión del motor Frostbite, concretamente Frostbite 3, con el que esperan "alimentar" Battlefield 4 y las nuevas entregas de Dragon Age y Mass Effect. Con este comentario, el director técnico de EA deja bastante claro que ninguno de estos títulos llegará a la Wii U, al menos a corto plazo.

Si bien la Wii siempre se caracterizó por un catálogo de juegos para "pasar el rato en familia" y los títulos de gran calado no abundaban (aunque sí que había algunos títulos bastante interesantes), la Wii U aspiraba a continuar esta senda y además potenciar los vínculos con los *gamers* más experimentados y ofrecerles algo nuevo y distinto. Sin embargo, que EA (que va a ser la encargada de los [nuevos juegos de Star Wars](http://alt1040.com/2013/05/disney-ea-hara-juegos-de-star-wars)) haya descartado Wii U como objetivo por su rendimiento, es un importante indicador que debería preocupar a Nintendo.

De hecho, este comentario de EA no es el primer caso que deja a la Wii U en una posición complicada puesto que el Unreal Engine 4 tampoco va a llegar a la Wii U salvo que los desarrolladores quieran dedicar tiempo a portarlo; una suma de movimientos que hace complicado que la Wii U reúna un importante catálogo de juegos que haga disparar las ventas de esta consola.

La verdad es que Nintendo se ha colocado, ella sola, en una situación extremadamente complicada para su propia actividad de negocio, Wii U está siendo una apuesta que no está calando nada bien y que, además, tiene un lastre que tampoco se ha gestionado adecuadamente. Jugar a la franquicia de Super Mario Bros. no lo es todo y uno tiende a buscar un dispositivo lo suficientemente flexible como para ofrecernos un buen rato con juegos más familiares como pasar un buen rato con uno de los grandes lanzamientos del mercado aunque, en esto último, parece que con los grandes proyectos de EA va a terminar en dique seco.