Los fraudes en Internet son bastante frecuentes. Algunos utilizan sus altos conocimientos tecnológicos para sacarle el máximo partido a la Red y, a partir de ahí, obtener dinero fácil. No obstante, el que realizaron Shawn Hogan y Brian Dunning en el famoso portal de compra-venta eBay es, cuanto menos, curioso. Los dos idearon un sistema para beneficiarse del programa de afiliados. Al cabo de dos años, lograron recaudar 28 millones de dólares. Lo realmente extraño es que no saltaran todas las alarmas en eBay mucho antes.

En primer lugar, el fraude se realizó basándose en el programa de afiliados. En realidad, el portal de compra-venta tiene nada más y nada menos que 26.000 personas que pertenecen a este programa. ¿Qué son? El principal objetivo de este grupo de gente consiste en mostrar anuncios y enlaces a eBay en sus propios sitios para lograr atraer más clientes. Asimismo, en cada venta que se haga gracias a ellos, reciben un pequeño beneficio económico.

¿Cómo han logrado obtener tanto dinero? Shawn Hogan y Brian Dunning engañaron al sistema logrando así beneficiarse de ventas que ellos no generaron. ¿Como lo hacían? El sistema que habían diseñado consistía en crear e incorporar una cookie modificada en ordenadores de otros usuarios desconocidos. De esta forma, cada vez que éstos realizaban una compra en el portal, gracias al código de las cookies se les atribuía la autoría de la venta a ellos mismos, aunque estos no hicieran nada.

Se trataba de un sistema sencillo y funcional. No obstante, sorprendido por el gran número de ventas que conseguía, eBay se puso en contacto con el FBI con el fin de saber cómo conseguía tantas y para saber si las generaba de una forma honesta. Sin embargo, los dos autores declararon que los ejecutivos de eBay eran conscientes de la cantidad de ventas pero no dijeron nada dado que a ellos también les aportaba beneficios.

En definitiva, se trata de un sistema sencillo que les ha proporcionado grandes beneficios a Shawn Hogan y Brian Dunning. Sin embargo, ahora están acusados y se enfrentan a una posible condena de 20 años de cárcel.