__Resident Evil: Revelations__ es un shooter horror en tercera persona en el que una agente especial del gobierno cuya especialidad es acabar con amenazas zombie se encuentra atrapada en un barco lleno de personas-percebe que va a ser usado por una organización terrorista para infectar una quinta parte del mundo con el virus que convierte a la gente en moluscos con el fin de reivindicar que el mundo se esta corrompiendo. La lógica de estos terroristas es impecable. Este es mi análisis de Resident Evil: Revelations

Dando un paso atrás

No soy un gran fan de los survival horror pero, por algún motivo morboso, me encuentro a mi mismo viendo a otras personas jugarlos en medio de la noche. Resident Evil se ha separado tanto de lo que originalmente era, para bien o para mal, que ha creado su propio género. Revelations es la prueba de que incluso Capcom sabe que se han pasado.

Han pasado 17 años desde los decorados estáticos, las cámaras en ángulos extraños y los insufribles controles de Resident Evil. Durante estos años, lanzamiento tras lanzamiento, los Resident Evil han ido evolucionando del survival horror al shooter en tercera persona. Por el camino tenemos algunos juegos controvertidos como Resident Evil 4 y otros que han prescindido del horror, del survival y han conservado a los zombies por los pelos, como Resident Evil Operation Racoon City. Resident Evil Revelations pertenece a este último grupo. Un juego que ha renunciado incluso a los zombies para llevar la franquicia por otro camino.

Lo primero que ha cambiado desde mi recuerdo de la saga principal de Resident Evil es la casi total ausencia de puzles. No hay llaves oxidadas que poner en cerraduras oxidadas, no hay estatuas que mover solo para salir de la habitación y encontrárselas de nuevo en sus posiciones originales. Entiendo el motivo, el mercado actual prefiere disparar primero y pensar después, pero sigo considerándolo una lastima. Las pocas puertas que tienen un desafío para ser abiertas están protegidas por un minijuego que pretende ser un puzle pero que solo es un trámite. La otra cosa que ha sufrido recortes es el número de _cosas_ en general. Menos monstruos, menos balas, menos objetos curativos. No es que tengas que medir cada disparo y cada sanación pero son raros en los momentos en los que piensas "estas balas... me sobran".

Hay menos balas para menos monstruos y eso deriva en que tengas más cuidado

Por supuesto, esta escasez es más opresiva en las primera partes del juego ya que, con el fin de ofrecer sensación de progreso, Resident Evil: Revelations nos va dando cada vez armas más bestias que, además, podemos personalizar con mejoras más bestias aún. Estas mejoras se encuentran, normalmente, apartándose un poco del camino principal o asumiendo pequeños riesgos y nos permiten desde mejorar el tamaño de nuestros cargadores hasta "cargar" el disparo de una pistola para que cause más daño. Como veis, algunas mejoras tienen más sentido que otras.Resident Evil: Revelations recupera parte del sabor y la tensión de los comienzos de la saga

Quitar y poner

Las mecánicas de Resident Evil Revelations se centran en dos elementos: El combate está orientado a que tengas posibilidad de eludirlo, afrontarlo con cuidado y un cuchillo o liarte a balazos. El movimiento de los personajes es suficientemente lento como para agregar tensión a los conflictos pero suficientemente rápido como para no ser desesperante. Cada tipo de percebe mutante tiene sus puntos débiles que pueden ser más o menos intuitivos y al final de cada fase, el juego evalúa nuestra precisión al disparar en porcentaje. La evasión podría haber sido más intuitiva pero de vez en cuando consigue que esquives por casualidad, si eso es bueno o malo, queda a tu discreción.

Explorar y volver a zonas anteriores es divertido y tiene recompensa

La exploración se basa en un mapa que es imposible de leer o manipular y en un aparatillo que nos permite escanear nuestros alrededores en busca de cualquier objeto que nos pueda resultar útil. Balas y objetos de recuperación son lo más común pero a veces nos sorprende con piezas para personalizar armas y la ocasional llave o elemento importante para avanzar. También podemos escanear a los zombie-moluscos para acumular un medidor de porcentaje que, al llegar a 100 nos recompensa con un objeto de recuperación. Volver a visitar partes del barco ya exploradas con llaves nuevas tiende a tener su recompensa en forma de más marisco muerto tratando de comernos y, si logramos evitarlo, armas nuevas y los truculentos trocitos de texto para dar trasfondo que siempre caracterizaron la saga.

Por último, Resident Evil: Revelations diferencia sutilmente el estilo de cada personaje del que tenemos control. La mayoría del juego, controlamos a Jill, que se juega con más cuidado ya que está "desprovista" de armas y atrapada en un barco. Chris, por otra parte, lleva todo su arsenal encima y está equipado con escopetas y armas automáticas, haciendo que sus secciones se jueguen más como un festival del plomo. Grinder y Jackass tienen su pequeño momento de protagonismo que está más enfocado a la exploración y al desarrollo del argumento.

Extraña manera de contar una historia

La narrativa de Resident Evil: Revelations requiere especial atención. La trama es caótica y casi nada se resuelve fuera de los últimos minutos de juego. Quizás sea fácil de descifrar para alguien que ha venido jugando anteriores entregas pero me da la sensación de que ni así. Los constantes saltos de personaje te sacan, no solo de la atmósfera del barco, si no también de la historia en un par de ocasiones. Cabe mencionar que Resident Evil: Revelations no recurre casi en ningún momento al susto fácil y prefiere mantener la tensión con la amenaza de que __sí hay__ un par de estos momentos en el juego.

Llegado este punto, ha llegado la hora de explicar lo de los señores-percebe. Con cada nuevo juego de la saga Resident Evil, una nueva mutación del T-Virus original sale a escena para ser utilizada como Arma bio-orgánica. Originalmente eran zombies pero, con la rápida velocidad a la que este meme degenera debido a su sobreexplotación, Resident Evil ha querido distanciarse de los cadáveres ambulantes tanto como ha podido. El virus protagonista de Resident Evil: Revelations es el virus T-Abyss, obtenido de peces que habitan las profundidades abisales del océano. Sus victimas se convierten en criaturas de carne blanda y viscosa con afilados pero frágiles huesos saliendo de cualquier parte de sus cuerpos y el ocasional exoesqueleto endurecido típico del marisco.

El escenario y el ambiente recuerdan al primer Resident Evil

Con este apropiado tipo de mutantes horripilantes, el barco parece una ambientación fiel a la primera mansión de Resident Evil sin necesidad de ser, básicamente, otra casa muy grande. Pero encerrar a tus protagonistas en un ambiente tan estrecho y limitado también restringe la historia que acaba reduciendose a Jill y Parker tratando de arreglar el barco y encontrandose que tienen que arreglar más cosas de las que pensaban. Mecánicos con pistolas _versus_ moluscos mutantes.

Pero lo que Resident Evil: Revelations ha recuperado, al menos en parte, es el ambiente. La mayoría acción sucede a bordo de un barco, un entorno cerrado que va volviéndose cada vez más familiar a lo largo del juego, habiendo zonas a las que volveremos más de una vez. El elemento principal de terror, si puede llamarse así, no son los monstruos marisco, si no la ausencia de ellos. Por lo menos para cualquiera que no haya quedado totalmente desensibilizado a pasar miedo por juegos como Slender o Amnesia. Yo me encontraba a mi mismo caminando con más cuidado y en más tensión cuando llevaba tiempo sin ver cosas horripilantes.

Es peligroso ir solo

Para buscar la rejugabilidad y tachar una de esas casillas que todos los lanzamientos grandes han de tener, Resident Evil: Revelations tiene un modo de juego multijugador y cooperativo. Por desgracia, no podemos jugar la campaña en cooperativo, lo cual no tiene mucha excusa ya que no hay casi ningún momento en el que los protagonistas vayan solos. En su lugar tenemos el modo asalto. En este modo las reglas cambian "ligeramente". De entrada, podemos ver la vida de los enemigos y el daño que causan nuestros ataques. Contamos con muchísima más munición y podemos ir mejorando nuestras armas a medida que completamos misiones en este modo. Estas misiones toman trozos de la historia principal como escenario, alterando en parte los enemigos que los habitan. Todo se vuelve más arcade por un motivo: Nos están cronometrando.

Como todo, tu decides como tomarte este modo de juego. Es una manera interesante de picarte con tus amigos por el mejor tiempo, cooperar para alargar el tiempo de vida del disco, practicar tu puntería o encontrar los puntos débiles de diferentes enemigos. Yo lo estuve jugando para olvidarme por un momento de que, incluso en modo normal, cada bala que gastas en un enemigo genérico es una bala menos que usar contra el inevitable jefe final del capítulo. Personalizar tus armas, comprar munición y jugar con una gran variedad de personajes tiene su encanto.

Pero es imposible no darse cuenta de que es en este tipo de modos de juego donde la sombra del DLC de pago habita. Trajes adicionales, desbloquear personajes y armas o una manera más rápida de conseguir la moneda del juego que se usa para comprar munición son formas de que inviertas más dinero en este juego. Sería un detalle ver nuevas misiones pero me da la sensación de que "contenido descargable" no suele ir acompañado de "de calidad", "que extienda el juego" o "a un precio razonable". Veremos que pasa.

Conclusión

Un juego por encima de la media que es más de lo que puedo decir de mis últimos encuentros con Resident Evil. Reduce gran parte de su gameplay para tratar de reubicar la franquicia. Si futuros títulos de la saga siguen una formula parecida, inclinándose mas al shooter horror con elementos de aventura y menos al shooter en tercera persona con elementos de horror, devolviendole los puzles como elemento central del gameplay, quizás estemos cerca de jugar un Resident Evil que haga total honor a su nombre. Mientras tanto, Revelations es más divertido que estrictamente bueno.

__Juégalo si:__

Ni buscas un survival, ni buscas un shooter. Es un juego muy entretenido pesa a sus carencias
Te gusta encontrar cosas y explorar entornos cerrados hasta conocerlos de memoria
* Estabas esperando el Resident Evil en el que zombies y mejillones uniesen sus fuerzas

__No lo juegues si:__

Te gusta pasar miedo con tus juegos de miedo. Podría no llegar a cumplir
Tienes la versión para 3DS y estabas esperando esa campaña cooperativa
* Estas esperando un juego lineal de vaciar cargadores de ametralladora en zombies sin cerebro

__Tres motivos aleatorios para comprarlo:__

Apostar por una vieja forma de entender Resident Evil
Rachael Foley y su flequillo que el tapa ambos ojos. Tambien Hunk para el modo asalto
* Me ha resultado casi imposible rellenar esta lista sin incluir _spoilers_

Pros

  • Es un juego divertido y absorbente con un cierto aire nostálgico para quienes vivimos el nacimiento de la saga.

Contras

  • Algunos elementos de gameplay están sin pulir y los pocos puzzles que hay son inmediatos y olvidables.