Hoy se conmemora el cuadragésimo aniversario del lanzamiento de Skylab, la primera estación espacial de la NASA. Fue diseñada por el ingeniero industrial Raymond Loewy, el mismo que creó el logotipo de la petrolífera Shell, los paquetes de Lucky Strike o el famoso automóvil deportivo Studebaker Avanti.

La historia de Skylab comenzó un 13 de mayo de 1973, cuando fue lanzada (en misión no tripulada), ayudada por el vehículo espacial Saturno V. Durante este lanzamiento, la estación espacial sufrió daños importantes, ya que perdió el escudo solar y antimeteoritos, además de uno de sus paneles solares principales. Debido a estos primeros problemas, Skylab no pudo desplegar de manera correcta el panel solar restante, lo que a la larga conllevaría problemas de sobrecalentamiento de la propia estación. Esto haría que en ocasiones la temperatura alcanzada rondara los 52ºC.

Durante los seis años que orbitó alrededor de la Tierra (de 1973 a 1979), gracias al trabajo desarrollado por Skylab, se pudo confirmar la existencia de los agujeros en la corona solar, mediante los telescopios acoplados en la propia estación. Sus aportes en cuanto a la monitorización de la actividad solar fueron realmente espectaculares, ya que se llegaron a tomar más de 160.000 imágenes desde la propia estación.

Aunque como comentamos, Skylab fue lanzada sin tripulantes a bordo, lo cierto es que astronautas de la NASA la visitaron en tres ocasiones, en las misiones SL-2, SL-3 y SL-4. Estos tres viajes espaciales fueron la prueba de fuego para la NASA, ya que pudieron comprobar que era posible enviar astronautas al espacio y que pudieran vivir en condiciones de microgravedad durante un determinado período de tiempo.

Debido a los daños materiales con los que contaba Skylab, además de la disminución de la inversión económica en esta estación (en favor del programa de transbordadores espaciales de la NASA), el fin de Skylab fue más rápido de lo que se creía. El aumento de la radiación solar desvió a Skylab de la órbita calculada por la NASA, haciendo que finalmente cayera sobre territorio australiano.

Antes de que aquella primera estación espacial chocara contra el suelo terrestre, hubo apuestas sobre en qué localización se situaría lo que quedaba de Skylab, considerada ya en aquella época como una "pieza de basura espacial". Periódicos como el The San Francisco Examiner ofrecían premios de 10.000 dólares a toda persona que llevara a sus oficinas algún resto de Skylab.

Hoy, cuando se cumplen 40 años del lanzamiento de aquella primera estación espacial, la NASA conmemora uno de los primeros logros en la investigación del espacio. Para todo aquel que quiera seguir la mesa redonda que se celebrará, en la que participarán astronautas y pilotos de diferentes misiones asociadas con Skylab, la agencia norteamericana ofrecerá el evento por streaming.

Una buena forma de celebrar el aniversario de una estación que nos hizo conocer un poco mejor a la estrella del Sistema Solar, y que fue sin duda un precedente importante para la actual Estación Espacial Internacional.