Investigadores del Centre de Regulació Genòmica (CRG) de Barcelona han conseguido reprogramar células para combatir el cáncer, abriendo así una nueva vía terapéutica para luchar contra este tipo de enfermedades. En concreto, los científicos consiguieron convertir células malignas, que ocasionan varios tipos de cáncer, en células benignas, deteniendo así la progresión de los tumores.

Las leucemias y los linfomas son enfermedades de la sangre relativamente frecuentes, y que en muchos casos cuentan con tratamientos para curarlas. En el primer caso se trata de tumores de las células de la sangre, y en el segundo, de cáncer que afecta a los órganos linfoides (como los ganglios linfáticos o el bazo). La leucemia (que puede ser de varios tipos) es el cáncer más frecuente en la infancia, afectando a 3-4 niños al año (por cada 100.000 menores de 15 años). Por su parte los linfomas afectan a más de un millón de personas en todo el mundo.

Por ahora estos dos tipos de cáncer son tratados mediante quimioterapia, radioterapia o el uso de anticuerpos, con el objetivo de destruir totalmente las células tumorales. Sin embargo, la estrategia que aborda el grupo del investigador Thomas Graf, junto con otros científicos del Centro de Investigación de Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, propone no eliminar estas células sanguíneas "malas", sino convertirlas de nuevo en "células buenas", mediante esta estrategia de reprogramar células para combatir el cáncer.

Para ello los investigadores han utilizado una proteína, denominada C/EBPα. Gracias a ella, habían convertido anteriormente un tipo de células, los linfocitos, en macrófagos (un tipo de células encargadas de nuestros sistemas de defensa). Ahora la estrategia se basaba en convertir células tumorales en macrófagos, con la que han obtenido resultados muy positivos.

Además de poder reprogramar células para combatir el cáncer (es decir, convertir estas células de "buenas" a "malas"), los investigadores del CRG y del CIMA han demostrado la efectividad de este nuevo tratamiento terapéutico empleando un tipo de ratones específicos, conocidos como "inmunodeprimidos", que son animales que carecen totalmente de defensas.

En este caso, la terapia de conversión de estas células malignas (en lugar de su destrucción como se hace habitualmente), ha funcionado también en estos ratones. En los roedores han conseguido demostrar la eliminación de células malignas y la reducción de la posibilidad de que se generen de nuevo tumores, lo cual supondría un gran paso en los tratamientos convencionales de estas enfermedades sanguíneas. Por tanto, reprogramar células para combatir el cáncer sería una buena posibilidad terapéutica en el futuro para luchar contra las leucemias y los linfomas, a tenor de los resultados preliminares observados.

Este trabajo, pionero en la terapia del cáncer, ha sido publicado en la prestigiosa revista Cell Reports. La investigación de Graf y sus colaboradores no se detiene aquí, sino que ahora se centrará en conseguir nuevos fármacos con la misma capacidad de tratamiento del tumor (no sólo en cultivos celulares y ratones, sino también en pacientes). Un gran paso sin duda para la medicina, que en el futuro podría contar con un nuevo tipo de terapia contra las leucemias y los linfomas.