El estudio de las relaciones de poder ha sido una constante en la investigación en sociología. El interés por la transparencia en la administración pública y en nuestros responsables políticos no se debe ver limitado únicamente a las competencias y cargos que tiene una determinada persona. También el conocer cuáles son los intereses e influencias de los cargos políticos ha de ser fundamental para así garantizar el buen ejercicio de la función pública.

La sucesión de casos de corrupción en España y el aumento constante de la desconfianza en nuestros políticos motivan en parte la necesidad de que las administraciones se exijan a sí mismas y a sus responsables una transparencia total. Cada vez son más las ocasiones en los que ex-políticos comienzan a trabajar en el consejo de administración de compañías privadas. ¿Hasta qué punto se respeta la incompatibilidad de la función pública con el mecanismo conocido como puerta giratoria? ¿Qué relaciones de poder se establecen en estos círculos tan determinados?

Desvelar las relaciones de poder a nivel político y económico es un pilar fundamental para garantizar una democracia sana. En España, por ejemplo, las grandes compañías que más poder tienen y que cotizan en el IBEX-35, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Barcelona, son Repsol, Telefónica, Endesa, Acerinox e Iberdrola. Casualmente, algunas de estas empresas pertenecieron al sector público en su momento, y también, al parecer por azar, cuentan con destacados cargos políticos del pasado en sus consejos de administración.

Establecer los lobbies que marcan y dibujan nuestra actualidad política y económica es algo que ya realizan proyectos para desvelar las relaciones de poder en Chile o Reino Unido. La iniciativa Poderopedia, por ejemplo, busca desenmascarar quién es quién en los negocios y la política chilena.

En España, la Fundación Ciudadana Civio ha puesto en marcha un proyecto parecido para conocer las relaciones de poder en la agenda política y económica del país. Gracias a la iniciativa Quién manda, presentada en inglés como The Hidden Agenda, Civio busca crear un mapa del poder en España. La diferencia de "Quién manda" con otras ideas parecidas, como Poderopedia, reside en que quieren basar su plataforma de denuncia periodística en un entorno visual, que sea accesible para todos los internautas.

La primera versión de este proyecto estará disponible después del verano. En palabras de Eva Belmonte, responsable de proyectos de Civio, "la idea se basa en crear una plataforma donde se puedan subir imágenes que reflejen relaciones de poder entre cargos públicos y empresas". Pero "Quién manda" quiere ir más allá. Para ello en su primera versión, también desarrollará fichas de antiguos responsables públicos de alto nivel (ex-Ministros y Presidentes de Gobierno, entre otros), para así conocer su relación con el sector privado.

El objetivo es dar a conocer la agenda privada de nuestros cargos políticos, ya que actualmente solo se difunde su actividad pública. ¿Pero quién decide qué empresarios viajan en misiones diplomáticas en el extranjero? ¿Qué grado de relación tienen determinadas compañías con la Casa Real, el Gobierno central o las Comunidades Autónomas? Civio busca crear un repositorio visual, donde los ciudadanos participen activamente, para así garantizar la máxima transparencia posible en el ejercicio de la función pública.

Con este objetivo, "Quién manda" fue presentado a la convocatoria Testing 1 2 3 Innovation Fund de la organización sin ánimo de lucro estadounidense Global Integrity, quien ha seleccionado el proyecto español como uno de los cinco ganadores entre más de trescientas candidaturas. La ONG apoyará con diez mil dólares la iniciativa de Civio para poner en marcha el proyecto. Lanzar esta plataforma servirá como herramienta indispensable de todas las organizaciones que trabajan por la transparencia, colectivos activistas, medios de comunicación y sociedad en general.

El fin último de Civio con esta iniciativa, es la entrada en vigor durante la presente legislatura de un registro y un marco jurídico que regule las actividades de los grupos de presión a las administraciones públicas. Garantizar la transparencia, en otras palabras, para mejorar el estado de salud de una democracia, que ha sido dañado demasiadas veces en los últimos tiempos. Otros proyectos de Civio, como El Indultómetro, ¿Dónde van mis impuestos? o Tu derecho a saber son iniciativas que complementan el trabajo en pro de una ciudadanía activa y así poder garantizar una transparencia total en las administraciones públicas, aprovechando el Open Data, y el despegue de las nuevas tecnologías.