Los juegos de carrera infinita tienen una de las premisas más sencillas de la industria: corre. ¿Cuánto? Hasta que mueras. No obstante, bajo una apariencia simple se ocultan títulos complejos y con una gran diversidad de retos, opciones y modos de juego. Es más, tal vez esta simplicidad es lo que consigue que tengan tanto éxito (en el momento de redactar esta entrada había tres juegos de carrera infinita entre los 20 gratuitos más descargados de Google Play), pues no es necesario emplear mucho tiempo para jugar y la curva de aprendizaje se ajusta al usuario.

Por este motivo hemos querido reunir algunos de los mejores títulos de este género, que esconde interesantes apuestas y vueltas de tuerca detrás de esta sencillez. La motivación para correr, el terreno, los obstáculos o, incluso, la perspectiva varían. Pero lo importante, no. Corre.

Temple Run 1 y 2

A pesar de no ser el mejor, sí se trata de uno de los ejemplos más famosos. Y de uno de los juegos más adictivos para plataformas móviles. En él, los distintos protagonistas (desbloqueables) huyen de unos monstruos de aspecto oscuro y simiesco que les persiguen por haberse hecho con un ídolo (lo que podría considerarse un homenaje a Indiana Jones o una falta de originalidad, según se mire).

Pero no hay que prestar atención a lo que hay detrás, sino a lo que llega por delante. Los obstáculos, obviamente, deben ser esquivados (no hacerlo supondrá el fin de la partida), ya sea con un movimiento lateral o vertical (en ocasiones también será necesario inclinar el dispositivo).

Por su parte, los potenciadores y monedas ayudarán en la aventura. La secuela introduce nuevos elementos, personajes y opciones, pero en esencia se trata del mismo juego que consiguió más de 50 millones de descargas en Android (también está disponible en iOS y Windows Phone). Por el camino también hubo tiempo para lanzar, con bastante menos éxito, una versión basada en Brave, la película de Pixar.

Into the Dead

Sin duda alguna, uno de los juegos de carrera infinita del momento. Con un interesante cambio de perspectiva (es en primera persona) y una ambientación más oscura, tiene todos los ingredientes para triunfar. Pero, por si fuera poco, incluye uno más: zombis. Y, si bien es cierto que los muertos vivientes pueden llegar a saturar, su aparición en este título es un acierto.

Como en muchos otros de los juegos de esta lista, hay ciertos alicientes que hacen que no sea un juego demasiado repetitivo. Así, cada nivel constará de tres misiones que se tendrán que cumplir a lo largo de las carreras (alcanzar un total de metros, eliminar un número concreto de zombis, etc.). Además, hay varias armas y modos de juego que se desbloquean a medida que se completan niveles.

Otra de las ventajas de Into the Dead es que se adapta a cualquier tipo de jugador, ya que hay diversas formas de controlar el juego. Así, por ejemplo, se puede usar el acelerómetro del teléfono e inclinar el dispositivo para mover al personaje, pulsar la pantalla o deslizar el dedo por la misma. Disponible en iOS y Android.

Robot Unicorn Attack

Parece difícil pasar de zombis a unicornios sin perder un ápice de epicidad, pero Robot Unicorn Attack (iOS, Android) lo logra sin problemas. Es más, la versión Heavy Metal (sólo para iOS lo supera. Con creces.

El argumento, aunque podría ser peor, no es una obra maestra. Un unicornio debe correr para conceder tres deseos. Cada uno de estos deseos es una partida y la suma de estas dará la puntuación final. Simple y efectivo. Sin embargo, sí es cierto que se nota que es un título bastante antiguo y que gran parte de su éxito se debió al interés que generó hace unos años. Sus modos de juego son bastante limitados y tampoco ha introducido mejoras que enriquezcan la experiencia, que se reduce a correr, saltar y golpear los obstáculos. No obstante, aunque no haya envejecido bien merece aparecer en cualquier lista de los mejores juegos de carrera infinita.

Stylish Sprint

Stylish Sprint (iOS, Android) es una especie de Robot Unicorn Attack llevado al extremo. Exactamente la misma premisa (correr y destruir obstáculos), pero con decenas de elementos en pantalla. Potenciadores, monedas, obstáculos, suelo móvil, objetos trampa... Además, el personaje puede saltar (hasta dos veces) y planear para llegar más lejos.

También destaca por ser uno de los títulos con más opciones de personalización. En ocasiones, los cambios realizados en el protagonista repercutirán en la experiencia (mayor velocidad o capacidad de salto, por ejemplo), mientras que en otros serán meramente decorativos. En cualquier caso, hay una gran variedad de ellos.

Canabalt

Si hoy hay juegos de carrera infinita, es gracias a Canabalt. No fue el primero, pero sí el que dio visibilidad al género. Y no sólo lo hizo desde iOS y Android, sino también desde su versión web. Por si fuera poco, más tarde liberó su código.

Canabalt, uno de los 14 juegos seleccionados para ser expuestos en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, es muy simple. Su estética, también. Pero esto no evita (más bien, al contrario) que pueda ser considerado una obra de arte en el mundo del videojuego.

Jetpack Joyride

Jetpack Joyride es uno de los mejores juegos de carrera infinita del momento, a pesar de haber salido al mercado hace más de un año y medio. La clave son sus actualizaciones frecuentes y, sobre todo, estar disponible en un gran número de plataformas (Facebook, iOS, Android, Windows, PlayStation 3 y PS Vita, entre otros).

Pero antes de que Barry se subiese en uno de sus muchos jetpacks (desbloqueables con el dinero que se obtiene en cada partida), ya corría en otro de los títulos de HalfBrick, Monster Dash (Chrome, iOS), un juego de este estilo mucho más simple. A pesar de ello, ya introducía elementos novedosos, como el cambio de escenario cada 1.000 metros o los diferentes enemigos y potenciadores que se podían encontrar en los niveles.