**Armageddon**, la película de Michael Bay estrenada en 1998, está muy lejos (pero **mucho**) de ser una obra maestra del cine. Y tampoco se puede decir que sea un ejemplo de exactitud científica. Pero esto no parece haber detenido al senador demócrata [Bill Nelson](http://www.billnelson.senate.gov/news/details.cfm?id=341278&), que adelantó los planes del Gobierno estadounidense de **secuestrar un asteroide** para desviarlo a la órbita de la Luna y realizar una serie de pruebas en el mismo.

Obviamente, hay diferencias entre la ficción y la realidad (principalmente, a falta de confirmar ^**la presencia de Ben Affleck y Steve Buscemi** en la misión de la NASA, el hecho de que no hay intención de destruir el asteroide con una explosión nuclear), pero las similitudes entre ambas misiones también son evidentes.

El plan no ha sido revelado de forma oficial, pero Nelson asegura que lo veremos **cuando se publique el presupuesto** que ha sido enviado al Congreso, que debe aprobarlo. Tendría un coste de unos **100 millones de dólares** y sería "el próximo paso" de la [NASA](http://alt1040.com/tag/nasa) para establecer "un asentamiento permanente en el espacio".

De hecho, fue la propia organización quien solicitó [la financiación](http://www.aviationweek.com/Article.aspx?id=/article-xml/awx_03_28_2013_p0-564163.xml) necesaria para llevar a cabo este proyecto. Su plan para secuestrar un asteroide es, en teoría, **sencillo**. Únicamente tendrían que atraparlo con una nave especial y arrastrarlo hacia la tierra. Después, sólo debería ser colocado en la órbita lunar.

Una vez allí, los astronautas podrían viajar al asteroide y llevar a cabo todo tipo de experimentos (de nuevo, se desconoce si la supervisión estaría a cargo de Bruce Willis) e investigar, por ejemplo, posibles formas de evitar que un asteroide (**en caso de que Billy Bob Thornton esté ocupado**) o probar y desarrollar la tecnología necesaria para un viaje a Marte.

De salir adelante, el proyecto estaría listo en **unos 8 años** y se trataría de una misión tripulada. No es la primera vez que se plantea la posibilidad fuera del celuloide, pero sí la que está más cerca de convertirse en una realidad. De hecho, diversas organizaciones realizaron un estudio que concluyó que secuestrar un asteroide de unas **500 toneladas** es una opción factible y asequible.