Una de las aplicaciones que siempre ha acompañado a Windows es Microsoft Paint, una sencilla utilidad que nos permite dibujar y editar fotografías e imágenes de forma muy básica. Por supuesto, si queremos algo más potente tenemos que recurrir a aplicaciones de terceros, incluso si lo que queremos es **seleccionar colores de una imagen determinada**. Para esto [hemos hablado](http://bitelia.com/tag/colores ) de bastantes programas, y los mismos han evolucionado adaptándose a las tecnologías actuales y a la computación en la nube. Volviendo al escritorio clásico, lo cierto es que este tipo de aplicaciones siguen siendo muy útiles, y por supuesto un *must* para cualquier diseñador, web o no, que se precie. Y por eso hoy os hablamos de ColorBug, **una de las soluciones más completas** que hemos visto nunca.

ColorBug

La interfaz se divide en varias partes. En la parte inferior tenemos lo que la mayoría estará buscando, la **pipeta** con la que seleccionamos colores de la pantalla, aunque en este caso estamos ante una cámara que debemos arrastrar al punto adecuado para seleccionar colores. La sección se tornará en una zona ampliada de la original, con la que podremos seleccionar fácilmente el color que queremos. Justo a la izquierda tenemos el selector manual de colores RGB y HSL, que se divide en dos: El clásico rojo verde y azul y otra pestaña con las selecciones para hue, saturación y luminosidad. La parte superior derecha nos permite tener **varias paletas personalizadas** y la guinda la pone el primer recuadro, en el que podemos probar como quedan los colores seleccionados, texto sobre fondo.

Respecto a las paletas, se nos ofrecen tres predefinidas, más una propia y además tenemos la oportunidad de importar paletas de otras aplicaciones como GIMP o cualquiera que guarde el formato del viejo PaintShop Pro, aunque para ello tendremos que ir al botón de la barra superior. Allí también nos encontramos útiles herramientas de conversión y de seleccionado te códigos de color entre los que se encuentran los siguientes:

* HTML en formato hexadecimal
* Formato hexadecimal
* RGB
* Formato Visual Studio

¿Y si aun así no damos con el tono de color que buscamos? ColorBug incluye también la llamada *gradient tool*, una herramienta en la que podemos seleccionar las diferentes tonalidades o degradados, mostrándonos tres colores diferentes, uno claro, uno medio (el original) y uno más oscuro.

ColorBug es una aplicación que se puede [descargar](http://www.martinstoeckli.ch/colorbug/colorbug.html) de forma gratuita y para la que sólo necesitamos tener instaladas las librerías de .NET Framework 2 o superior, que en la mayoría de casos ya vienen con el propio sistema. La única pega que se me ocurría es que haya que instalar la aplicación, pero tampoco podemos quejarnos ya que dispone de una **versión portable** que podemos meter en nuestra unidad USB para llevar siempre con nosotros sin necesidad de instalación.

Participa en la conversación

4 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario