Hace unas horas conocíamos a través de unos foros de Internet las primeras capturas de pantalla del nuevo sistema operativo de Microsoft. Apenas medio año después de la presentación de Windows 8 en sociedad, conocido como la mayor revisión del sistema operativo de la multinacional de Bill Gates, llegan las primeras imágenes de Windows Blue.

Siguiendo con algunas de las ideas propuestas en Windows 8, como la interfaz Modern UI, donde destaca el panel inicial compuesto por live tiles (o 'baldosas dinámicas'), la orientación de Windows Blue también perseguiría un diseño enfocado a la interacción táctil.

Sin embargo, ante la variedad de críticas recibidas hacia Windows 8 y la lenta adopción de este sistema, debido a una baja cuota de mercado (en torno al 2%), Microsoft continúa con su compromiso de actualizar anualmente su sistema operativo. Un plan similar al que ya se realiza con Windows Phone, iOS y Android en el mundo de los dispositivos móviles, o con OS X en los ordenadores de Apple.

Esta iniciativa va dirigida a superar las bajas ventas del anterior sistema operativo, ya que a principios de enero de este año, se estimaba que el número de ventas rondaba los 40 millones de licencias.

El nuevo Windows Blue no sería por tanto un Windows 9, sino una versión actualizada del Windows 8. Entre las mejoras que se pueden observar con las imágenes filtradas, destacan una mayor variedad de tamaños para las baldosas dinámicas de la interfaz. Asimismo, han desarrollado alternativas para acoplar las aplicaciones (lado a lado de la pantalla, pero manteniendo un mismo ancho).

En esta nueva actualización, Microsoft propone alternativas para compartir imágenes, ofreciendo también opciones adicionales de SkyDrive. Internet Explorer 11 vendrá instalado por defecto.

Entre los cambios anunciados, también habrá una modificación de la versión de la kernel, que pasará de la 6.2 de Windows 8 a la 6.3 en Windows Blue. También se filtró que con el lanzamiento del nuevo sistema operativo, se modificará el SDK, de forma que los desarrolladores no podrán hacer aplicaciones novedosas para Windows 8, sino únicamente para Windows Blue.

Entre las ventajas de este nuevo sistema, que llegará a mediados de 2013, se encuentra su hipotético precio, más económico que otras versiones de Microsoft, lo que en principio facilitaría su penetración en el mercado. Con las imágenes filtradas, conocemos un poco más de este sistema operativo, en el que destacan sobre todo las mejoras adicionales en cuanto a la interfaz y la personalización de uso.