Las cosas se complican para WhatsApp y para sus usuarios. Después de una serie de reportes de personas que usan el servicio que pueden volver a usar la aplicación sin pagar la anualidad, Jam Koum, uno de los co-fundadores confirma que el servicio no será gratis, ni cambiarán su política comercial por presiones.

Según declaraciones a Vadejuegos.com «la política de empresa de Whatsapp no ha cambiado», por lo tanto aquellos que quieran seguir usándolo a largo plazo, tendrán que pagar, sí o sí. Parte de los reportes partían del hecho que tras la exigencia del pago, el servicio volvía a funcionar con normalidad, pero de forma temporal. Pocos días después la aplicación volverá a pedir que se efectúe el pago y dejará de funcionar si no se hace.

 ¿Por qué pagar por algo que ya era gratis?

Las quejas sobre las quejas de las personas que no están dispuestas a pagar 89 céntimos de euro o 99 centavos de dólar al año, además de no tener fundamento suelen esquivar un hecho muy importante: ¿por qué se debería pagar por algo que ya era gratis? -- Ayer lo comentaba: hay un tema de expectativas mal manejado, si los usuarios del servicio se han mensajeado de forma gratuita, esperan que se mantenga gratuito, de la misma forma que siempre han esperado que Hotmail, Gmail o Skype sea gratuito.

WhatsApp dice que no cree en la publicidad y por eso la suscripción anual. En estas épocas es probable que un modelo freemium sea más sensato y mejor orientado a las expectativa creadas por parte de la compañía detrás del servicio.