Así lo ha comunicado el regulador británico sobre fertilidad en el país. Un informe donde asegura encontrar un amplio apoyo público para las técnicas de fertilización in vitro que permiten la creación de bebés de 3 personas para aquellas parejas con riesgo de transmitir enfermedades genéticas potencialmente fatales.

De dar luz verde, los científicos británicos serían los primeros en ofrecer tratamientos que permiten el nacimiento de bebés con el ADN de tres personas. Según el regulador, no existen evidencias que sugieran que las técnicas no sean seguras, aunque también han explicado que es necesario seguir investigando para evitar errores.

Por su parte, los críticos hablan de la decisión como una violación de la ética en medicina, argumentando que estos métodos no son seguros. Un debate que fue iniciado el año pasado por la Britain 's Human Fertilisation and Embryology Authority a petición del gobierno. Este pasado miércoles, Lisa Jardine, presidente del grupo, decía acerca de la idea que:

Aunque algunas personas han mostrado su preocupación sobre la seguridad de estas técnicas, encontramos que tanto los científicos como el regulador confían en ella y saben cuándo será adecuada para ponerla a disposición de los pacientes.

La ley británica prohíbe la alteración de un óvulo humano o un embrión antes de ser transferido a una mujer, por lo que estos tratamientos actualmente sólo se permiten para la investigación. El regulador ahora pasará sus conclusiones al gobierno, el cual necesitará el permiso del Parlamento para cambiar la ley. Una investigación similar a la que está sucediendo en Estados Unidos, donde los embriones no se utilizan para producir hijos.

En el Reino Unido, aproximadamente uno de cada doscientos niños al año nace con un tipo de desorden mitocondrial. Los errores en el código genético de las mitocondrias pueden causar enfermedades graves como la distrofia muscular, epilepsia, problemas del corazón o retraso mental.

Un primer método para evitar estos fallos tuvo lugar en el 2008 con éxito. El resultado fue el anuncio de que los científicos habían creado un hijo con tres padres, dos madres biológicas y un padre, aunque finalmente fueron los propios científicos los que dijeron que la noticia era inexacta, ya que había sólo pequeñas porciones de material genético de una segunda mujer.

Existen dos procedimientos para evitar las transmisión de la mitocondria defectuosa. La primera implica el uso de un óvulo de una mujer con defectos mitocondriales y el esperma del padre. Posteriormente los científicos ponen ese embrión en un óvulo de una segunda mujer con mitocondrias normales.

En la segunda técnica, los científicos transfieren el ADN nuclear de un embrión de un día de edad con mitocondrias defectuosas. El ADN se implanta en otro embrión de una sola célula con mitocondrias normales. Finalmente el ADN nuclear a partir del embrión donante se descarta, dejando las mitocondrias sanas.

Aún así, la mayoría de expertos señalan que las nuevas técnicas es probable que sólo se puedan utilizar en una docena de mujeres del Reino Unido cada año. Sea como fuere, el debate sobre la creación de bebés de 3 personas está abierto. Mientras los más críticos hablan de "parodia de la ética médica", muchos científicos explican que se trata de un progreso para aquellas personas con enfermedades mitocondriales y de un territorio nuevo e inexplorado de la ciencia.