Centro Logístico de Amazon

Spotify ya tiene más de 24 millones de usuarios. Además, una cuarta parte de ellos **paga por acceder a la versión premium** de la herramienta. Tal vez por este éxito hayan comenzado las conversaciones con varias compañías discográficas para crear un servicio de música por **suscripción de Amazon**.

Por el momento, según han podido saber en **The Verge**, las conversaciones son muy informales, pero el simple interés de una compañía del tamaño de Amazon en este sector ya dice mucho de la misma. Y es que, aunque Spotify es, posiblemente, la empresa más grande, hay muchas otras similares, como **Rdio o Pandora**.

De todos modos, si finalmente se desarrolla el servicio de música por suscripción de Amazon, **no será el primero de una firma ajena** a esta industria. Google y Apple ya se plantean su entrada en el mercado (aunque con aproximaciones distintas, ya que los de Cupertino apostarían por algo más parecido a una radio en línea).

Por su parte, Microsoft ya tiene su Xbox Music, que es, a grandes rasgos, un Spotify para su ecosistema. Sony se sumó todavía antes con Music Unlimited.

El problema que puede suponer esto, especialmente si finalmente entrase Amazon en el mercado, es que éste se podría saturar. En un principio podría parecer una ventaja, ya que lo lógico sería que se diese una **pequeña rebaja en los precios** (actualmente hay una especie de pacto tácito para ofrecer la música por 9,99 dólares al mes de forma ilimitada y 4,99 con algún tipo de restricción). Sin embargo, más adelante conseguir diferenciarse de los rivales sólo se podría conseguir por un camino: las **exclusivas**.

De hecho, esto ya lo vemos en otros mercados, especialmente en el de las videoconsolas. Y eso que en este caso hay más formas de destacar, como los periféricos o el juego en línea. En la música por suscripción **las opciones son menores**, así que no sería raro que algunos discos, grupos o, incluso, discográficas enteras, sólo estuviesen disponibles en algunos canales. Esto, claro, se conseguiría con dinero, así que podría llegar a suponer la desaparición de Spotify.

Tampoco puede decirse que fuese una ventaja para los usuarios finales, que deberían **escoger cuidadosamente su servicio**. También habría ventajas, ya que es posible que el aliciente económico animase a grupos que actualmente no se han interesado por este canal de distribución, pero probablemente no compensaría.

En cualquier caso, esto es una mera **especulación**. Por ahora lo único que se sabe con certeza es que se ha dado un primer paso hacia un servicio de música por suscripción de Amazon y que la compañía ya tiene la infraestructura necesaria para desarrollarlo. Sin embargo, todavía tendría que llegar a muchos acuerdos para llevarlo a cabo y, sobre todo, **debería estudiar si realmente se trata de un mercado rentable**, pues aún hay muchas dudas al respecto.