Los mapas interiores de Google, que el buscador introdujo hace unos meses en varios países, han llegado a España. Por el momento están disponibles en 67 localizaciones diferentes de todo el país (aunque, como es lógico, hay una mayor representación de las ciudades más grandes). Se puede acceder a esta herramienta desde la versión 6.0 de Google Maps para Android, donde únicamente hay que hacer zoom en la ubicación deseada para ver toda la información disponible.

Los 67 emplazamientos que han sido mapeados se dividen en 31 centros comerciales, 23 aeropuertos (con la sorprendente ausencia del de Castellón), 5 universidades, 3 hospitales, 2 museos (Museo del Prado y Museo de América, ambos en Madrid), 2 tiendas minoristas (Mango y Fnac) y unos grandes almacenes (El Corte Inglés). Es decir, una proporción de un museo cada 15,5 centros comerciales o una universidad cada 4,6 aeropuertos. De todos modos, la compañía asegura que incluirá más localizaciones de forma gradual, así que lo más probable es que pronto se alcancen las proporciones de otros países. En cualquier caso, se trata de un dato significativo.

De lo que no hay noticias, al menos por el momento, es del desembarco de los mapas interiores de Google en otros mercados. Por ahora sólo se pueden encontrar establecimientos y otros centros de interés de 12 países: Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Japón, Singapur, Suecia, Suiza y Reino Unido. En total hay más de 10.000 planos de planta disponibles.

El funcionamiento es el mismo en todos estos países (pero para que funcione es necesario tener instalada la versión 6.0 o superior de Google Maps para Android). Simplemente hay que encontrar uno de estos edificios y hacer zoom hasta que aparezcan los planos del lugar. Si tiene varios pisos, será posible elegir cualquier de ellos, aunque el teléfono será capaz de distinguir en cuál se encuentra el usuario cuando éste esté de visita. Como cabría esperar, a situación del usuario se actualiza en tiempo real en los mapas de interiores de Google.

Según explica Nobuhiro Makida, director de producto, "todo esto se consigue mediante una técnica similar a la de la función 'Mi ubicación' para exteriores, pero adaptada a las características de los espacios interiores". Este sistema utiliza los datos recogidos por voluntarios, además de la localización de los usuarios.

Así pues, la información que utilizan los mapas interiores de Google se consigue mediante una mezcla de colaboraciones del buscador con los propios emplazamientos y de la ayuda de los usuarios que publican nuevos mapas y descargan una aplicación para mejorar el sistema de localización. Una vez que han descargado el programa en sus teléfonos o tabletas lo único que tienen que hacer es visitar las localizaciones, caminar por ellas y después subir el registro de su 'paseo'.