Aunque la actividad de Kim Dotcom se estaba centrando últimamente en su nuevo proyecto, Mega; el fundador de Megaupload sigue teniendo una causa judicial abierta en Nueva Zelanda porque, tras la espectacular redada en su casa en la que fue detenido, Estados Unidos solicitó su extradición para ser juzgado allí por violación de copyright entre otros múltiples cargos. Aunque parecía en un principio que Dotcom estaba haciendo grandes avances en este proceso y parecían haber convencido a las autoridades judiciales de la necesidad de revisar las pruebas que se recopilaron en la detención y que están en Estados Unidos, el caso ha dado un giro inesperado cuando el Tribunal de Apelación de Nueva Zelanda ha fallado en contra de Dotcom en lo relativo al acceso a las pruebas y, por tanto, su defensa ante el proceso de extradición a Estados Unidos se tornará algo más complejo.

Con la idea de frenar el proceso de extradición, los abogados de Kim Dotcom solicitaron al tribunal las pruebas que incriminaban a su cliente ya que éstas se encontraban en Estados Unidos; una maniobra legal que parecía haber resultado cuando Estados Unidos alegó que no tenía por qué revelar esta información y la juez Harvey, del Tribunal del Distrito de North shore, ordenó la divulgación de todas las pruebas y documentos que se habían recopilado en la causa contra Megaupload.

Tras las presiones que apartaron a Harvey del caso, su sustituta ratificó la decisión de que era necesario acceder a las pruebas para poder preparar una defensa de los acusados ante el juicio por la extradición que se celebrará en el mes de agosto. El Gobierno de Estados Unidos, al no estar de acuerdo con esta decisión judicial, recurrió al Tribunal de Apelaciones de Nueva Zelanda para ver si conseguían darle la vuelta al proceso y, por el fallo publicado hoy, Estados Unidos se ha salido con la suya.

Según el Tribunal de Apelación, el proceso de extradición nada tiene que ver con la culpabilidad o la inocencia de los acusados, simplemente es un proceso en el que se ponen en práctica tratados y acuerdos que garantizan que los sospechosos de un delito pueden ser juzgados en otros países con todas las garantías.

A pesar que los tribunales desempeñan un papel importante dentro de un proceso de extradición, es en gran medida un proceso entre gobiernos. Corresponde al Estado requirente decidir qué información desea presentar ante el Estado requerido para apoyar su solicitud

Por tanto, con este giro tan inesperado, Estados Unidos no estará obligada a presentar al tribunal todas las pruebas que atesora, sino que simplemente podrá presentar un resumen con la base de la acusación y guardar toda la "artillería" para el juicio en Estados Unidos si, realmente, consiguen la extradición de Kim Dotcom y su equipo.

Como es lógico, Kim Dotcom no se va a quedar quieto y ya ha anunciado, a través de Twitter, que recurrirá al Tribunal Supremo de Nueva Zelanda para defender su caso y sus derechos:

Si Dotcom consigue que el Tribunal Supremo admita su caso, podría retrasarse la vista de su extradición prevista en agosto y, quizás, conseguir ahí que el tribunal obligue al Gobierno de Estados Unidos a presentar las pruebas que dice atesorar y el equipo de Dotcom esté en "igualdad de condiciones" para preparar su defensa.

Un caso complejo que, sin duda, va a seguir dando mucho que hablar.

👇 Más en Hipertextual