Cada vez es menos necesario presentar Spotify como ese servicio de música en streaming sueco. No ha cumplido ni cinco años y ya está presente en 20 países de todo el mundo, incluyendo los mercados musicales más potentes según IFPI (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia). Cuenta con más de 24 millones de usuarios activos y seis de esos millones son de pago, una balanza que ha motivado múltiples debates sobre la rentabilidad de la compañía. Tampoco se queda atrás la polémica suscitada por su modelo de negocio, criticado especialmente por el dinero que perciben los artistas del catálogo.

A pesar de todo, 2013 se presenta como un año interesante para Spotify, que puede dar el golpe definitivo frente a los cada vez más competidores del streaming musical. Para hablar de los planes de la compañía a este respecto, nos sentamos con Javier Gayoso, Director de Spotify España, que, además, nos cuenta que parte del presente y futuro de la empresa pasa por la inminente expansión por Latinoamérica. Todo apunta a que podríamos estar hablando del lanzamiento de Spotify en México antes de junio de este año.

El presente, las apps y la versión web

ALT1040: ¿Cuándo se aplicarán las mejoras anunciadas en diciembre por Spotify?
Javier Gayoso: El tema de las fechas siempre es un poco complicado, porque en cualquier desarrollo de producto siempre hay alguna complicación o algún detalle que mejorar. Por eso, no solemos trabajar con fechas concretas, pero, por ejemplo, el Follow, que es lo que la gente está empezando a ver ahora en sus perfiles, está en pleno roll out y esperamos que en dos o tres semanas llegue a todos los países. A partir de ahí, seguiremos con el resto de mejoras.

A: Será entonces una implantación progresiva, ¿no?
JG: Sí, sobre todo para ir viendo la respuesta de los usuarios, si gusta o no gusta, si podemos cambiar algo o no. Nos consideramos una empresa muy dinámica y preferimos hacer las cosas poco a poco.

A: Ya que hablamos de feedback, ¿qué tal habéis visto el desempeño de las apps? ¿os habéis planteado retirar las que no consiguen funcionar?
JG: Llevamos relativamente poco tiempo como para plantearnos retirar apps. Ahora estamos por encima de las 60 apps y queremos que siga creciendo ese número.

A: ¿Cuáles están funcionan mejor?
JG: Por ejemplo, TuneWiki, que permite consultar la letra de las canciones a la vez que las escuchas, funciona muy bien. SongKick también es bastante popular porque es muy útil, te permite saber qué conciertos hay en tu zona e incluso comprar las entradas. Otra que funciona excelente, y a la gente le sorprende porque no identifica Spotify con la música clásica, es Classify.

"La venta de canciones no era nuestro foco. Aplicamos lo de zapatero a tus zapatos"

A: ¿Qué quiere conseguir Spotify con las apps?
JG: Estamos intentando ser un medio mucho más social para escuchar y descubrir música. El primer paso fueron las apps, el segundo lo que nosotros llamamos Social Discovery [junto a Facebook] y ahora estamos siguiendo por ese camino. Cada vez hay más canciones, estamos en 20 millones y subiendo, y también cada vez más usuarios de diferentes tipos. Nosotros tenemos que guiarles, y las apps son una buena manera de hacerlo.

A: La interfaz web por ahora está en beta, ¿para cuándo el lanzamiento oficial?
JG: Ahora mismo estamos lanzando en Reino Unido de una manera progresiva, sobre todo por el feedback de los usuarios que comentábamos antes, pero no queremos apresurarnos. En cuanto consideremos que está lista, lanzaremos.

A: ¿Qué tal está siendo la recepción hasta ahora?
JG: Muy buena. Era un producto muy esperado y solicitado y, aunque pensamos que la aplicación es mucho mejor en términos de calidad de escucha y agilidad, no queremos dejar de ofrecerle a los usuarios la opción web. Se trata de dar la mayor cantidad de opciones.

La competencia

A: Una de las apps que están más de actualidad es We Are Hunted, recientemente adquirida por Twitter para desarrollar su propio servicio musical. ¿Qué opináis de esto?
JG: Nosotros siempre tenemos una cosa muy clara: mientras vayamos unos pasitos por delante, no nos preocupan los competidores. Aunque, en realidad, no los consideramos competidores. Es gente que viene, dentro de la legalidad, a aportar valor al modelo de negocio. Un competidor para nosotros es el Top manta, que no genera valor para nadie, ni para los artistas, ni para los usuarios. Por eso, bienvenido Twitter y bienvenido quien sea.

A: ¿Aplicamos lo mismo con Deezer?
JG: Sí, es un servicio que está muy de moda, en Francia son megapotentes, aquí en España están entrando ahora pero, volvemos a lo que acabamos de comentar, son compañeros de viaje, amigos incluso, estuvimos en su fiesta de presentación, y les deseamos que les vaya muy bien. Por supuesto, deseamos que nos vaya mejor a nosotros (risas).
"Nuestra guerra no es ser una empresa rentable de repente, sino en ser una empresa sostenible"

A: ¿Cuál crees que es la diferencia para decantarse por Deezer o Spotify?
JG: Hay varias diferencias. Por ejemplo, Deezer está trabajando todavía en su modelo de negocio, si es gratuito o no. Nosotros, por el contrario, siempre lo hemos tenido claro. Apostamos desde un principio por el modelo freemium, que es ofrecerle el servicio gratis al usuario a cambio de su atención a la publicidad. Si no quiere publicidad, paga. Por otro lado, está el catálogo y la experiencia de usuario. Llevamos más tiempo en esto, tenemos partners que nos avalan y, sobre todo, intentemos darle la mayor cantidad de opciones al usuario. Al fin y cabo se trata de eso, de que cada uno seleccione lo que más le interese. Si fuera café para todos sería muy aburrido, ¿no?

A: Sobre el New Myspace, ¿contempláis algún tipo de acuerdo con el servicio?
JG: MySpace ha pasado una época muy mala. Ahora está en modo test, ha sido renovado por completo y ahora hay que ver si goza de la credibilidad de los anunciantes, que juegan un importante papel en todo este modelo, y, por supuesto, de los usuarios. Por eso mismo, no descartamos nada, pero, de momento, no tenemos nada previsto.

Interfaz web spotify

El futuro

A: Hace unas semanas, Spotify anunció que dejaría de ofrecer la compra de canciones a través del servicio. ¿Por qué se tomó esta decisión?
JG: Siempre se nos ha conocido más como servicio de música en streaming que como tienda. Además, últimamente nos dimos cuenta de que la venta de canciones no era nuestra foco. Los usuarios que todavía tengan crédito podrán canjearlo sin problema, pero creo que es bueno aplicar lo de zapatero a tus zapatos. Preferimos centrarnos en el streaming y en llegar a más países, tener más catálogo, etc.

"Queremos que los usuarios asimilen que no puedan estar sin Premium"
A: Aparte del consumo a través de PC o smartphone, estáis abriendo una nueva ventana con sistemas como las Smart TVs o dispositivos como Sonos. ¿Cómo está siendo ese nuevo tipo de consumo?
JG: Para nosotros es un campo muy interesante. Como sabes, solo ofrecemos estos servicios para los usuarios Premium y, la verdad, estamos muy satisfechos con la acogida que están teniendo dispositivos como Sonos o las Smart TVs. Confiamos también en las integraciones que acabamos de anunciar con Volvo y Ford y, en cualquier caso, creemos que todo lo que sea una alternativa para usar el servicio es bueno para los usuarios y para nosotros.

A: En el fondo, este tipo de posibilidades son alicientes para conseguir más usuarios Premium, ¿no?
JG: Efectivamente. Queremos convencer a los usuarios de que se hagan Premium. Intentamos darles añadidos, allanarles el camino para que asimilen que no puedan estar sin Premium.

A: En relación a esto, habría que hablar del gran tema: la rentabilidad total del servicio. ¿Cómo va este asunto?
JG: Se ha hablado mucho de ello y nosotros contestamos con cifras. Damos el 70% de nuestros beneficios a las discográficas. En 3 años hemos generado 500 millones de dólares para ellas y esperamos que, tan solo en este 2013, consigamos otros 500 millones de dólares. Y esto es porque cada vez estamos presentes en más países.

Spotify

A: ¿Entonces no os preocupa estar en números rojos?
JG: No, de hecho no hay más que mirar la evolución de las pérdidas. El año pasado incurrimos en pérdidas, sí, pero fueron menores a las del año anterior. Nuestra guerra no es ser una empresa rentable de repente, sino en ser una empresa sostenible que trabaja en un modelo a largo plazo.

A: Hablemos de temas más agradables: el lanzamiento en Latinoamérica. Es muy esperado y, curiosamente, hace unas semanas nos dimos cuenta de que ofrecíais trabajo en México. ¿Eso significa lanzamiento inminente en México?
JG: Lo de México es un secreto a voces. Siguiendo con nuestra política de crecimiento, es de sentido común que abramos en México. Va a ser pronto, está casi todo listo, aunque no tenemos fecha concreta. Y bueno, después de México vendrán más sorpresas (risas).

A: ¿El lanzamiento de México podría ser antes de verano?
JG: Podría ser.

A: Y en España, ¿qué tal va Spotify?
JG: No damos cifras por países, pero la verdad es que estamos muy contentos. De hecho, para apoyar más todavía a los grupos, tanto a los nacionales como a los que pasen por España, vamos a montar un pequeño rincón aquí, en nuestras oficinas de Madrid, con un sofá y un pequeño equipo de sonido. La idea es que sirva como lugar de encuentro con artistas, con discográficas, con prensa y, en definitiva, con todos los involucrados en la música.

A: Para ir terminando, hablemos de las discográficas. ¿Ha cambiado algo en su actitud con respecto a hace tres años?
JG: Todo el mundo tiene cierto recelo hacia lo desconocido pero, claro, en el momento en el que las discográficas ven nuestras cifras, que les damos 500 millones de dólares y que las expectativas son cada vez mejores, la cosa cambia. Nuestra relación con las discográficas es fantástica y cada vez tenemos más cercanía con ellas.

A: Nada más por nuestra parte, muchas gracias por tu tiempo.
JG: A vosotros.