Tras la presentación de anoche del Samsung Galaxy S4 y el despliegue de medios del evento (que, para mi gusto, quedó algo lejos de lo que uno espera en una presentación tecnológica), es inevitable mirar hacia Google y Motorola y el famoso proyecto del Google X Phone que están cocinando con el objetivo de llevar al mercado un smartphone que provoque un gran impacto. A día de hoy, Samsung ocupa un lugar privilegiado en cuanto a venta de terminales y con el S4 esperán subir el listón aún más; unas condiciones de contorno en las que el Google X Phone tendrá que hacerse hueco y, según los rumores que circulan, el terminal que prepara Google no sería un terminal sino que sería toda una gama de terminales que, además, irrumpirían en el mercado con precios muy competitivos.

Según se comenta, el Google X Phone no sería el nombre en clave del terminal que Google está preparando en las cocinas de Motorola, sino que sería una nueva gama de terminales diseñada al completo por Google.

Recordemos que desde la compra de Motorola por parte de Google, la compañía ha pasado prácticamente inadvertida en el mercado y sus productos no han tenido apenas impacto entre los usuarios; de hecho, apenas se ha desviado de la senda que estaba siguiendo y se ha movido por una peligrosa inercia (o modo zombie) en la que no ha aportado ninguna innovación a su cartera de productos. El Google X Phone vendría a ser el resurgimiento de Motorola, un hecho que venimos viendo en los ajustes de plantilla que ha sufrido esta filial de Google y los rumoreados trasvases de personal desde Google hacia Motorola, con la idea de inyectar talento y un soplo de aire fresco a la compañía.

¿Qué podríamos esperar de la gama de terminales de Google X Phone?

Esta semana se filtraban algunas de las especificaciones que dibujan algunas de las características de estos terminales y, según algunas fuentes, los terminales son algo más que un rumor, existen prototipos circulando y se tendría fijada la fecha de puesta a la venta para los meses de junio o julio de este mismo año. Lo más interesante llega cuando se habla del precio de estos terminales porque, según se rumorea, estaríamos hablando de unos terminales que aspiran a ofrecer características de gama alta a precios de gama media; es decir, estaríamos hablando de terminales de 200-250 dólares.

El precio, sin duda, sería un gran reclamo; un método que Google habría estado ya probando con el Nexus 4 aunque en menor medida porque el número de terminales que se pusieron en circulación fue bastante bajo (1 millón de terminales para todo el mundo) pero mostraron que el público era bastante receptivo a la hora de comprarle directamente "al fabricante" o, mejor dicho, al distribuidor (porque fabricaba LG).

¿Y esa es la idea? ¿Inundar el mercado con un aluvión de terminales Google X Phone de precios suculentos? Uno podría pensar que sí, una estrategia que podría estar alejada del bombardeo de marketing, como podría ser el de Samsung, y que se comenzaría a desvelar en el mes de mayo durante la conferencia del Google I/O 2013.

Un lanzamiento así no pasaría inadvertido y terminaría provocando una extraña guerra de Google, proveedor del sistema operativo Android, contra sus socios tradicionales, es decir, contra los fabricantes puesto que los de Mountain View tendrían un peligroso doble papel al actuar también de fabricante que compite directamente, a través de Motorola, contra sus socios. De hecho, el desembarco de Google con el Google X Phone provocaría un desequilibrio en el mercado que podría poner en peligro la posición de dominio que ocupa Samsung en la actualidad.

¿Cómo podría Google desequilibrar el mercado?

Imaginemos un terminal capaz de estar a la altura del reciente Galaxy S4 o, incluso, capaz de competir con el iPhone de Apple pero a un precio ridículamente bajo, por ejemplo, 200 dólares. ¿No sería una oferta difícil de rechazar? Está claro que el precio no lo es todo y uno busca otros factores a la hora de comprar un dispositivo pero, sin duda, la oferta nos resultaría interesante y una opción a valorar.

La jugada es arriesgada pero, quizás, podría salirle bien al tándem Google-Motorola y homogeneizaría el mercado de terminales Android, seguramente, restándole algo de peso a Samsung que, con su fortaleza en el mercado, no me extrañaría nada que incomodase a la propia Google.

De aquí al mes de mayo, que es cuando se celebra el Google I/O, aún quedan algunas semanas y no es de extrañar que se filtren más detalles sobre el Google X Phone o, mejor dicho, sobre la familia X Phone de terminales pero, si se cumplen todos estos rumores, el mercado se va a poner bastante interesante.

Imagen: AnandTech