Como cada 12 de marzo (día mundial contra la censura en Internet), Reporteros Sin Fronteras ha publicado su informe sobre los enemigos de Internet. Sin embargo, en esta ocasión presta menos atención a los países que *podrían* convertirse en enemigos de la Red y a los que tiene bajo vigilancia (el año pasado la lista incluía 12 países y éste únicamente 5) y ha decidido incluir cinco empresas que sí suponen un peligro para la libertad en este ámbito. Así pues, los enemigos de Internet en 2013 son **Bahréin**, **China**, **Irán**, **Siria** y **Vietnam**, que están acompañados por **Amesys**, **Blue Coat**, **Gamma**, **Hacking Team** y **Trovicor**.

Los cinco países tienen el dudoso honor de repetir su presencia en la lista de Reporteros Sin Fronteras un año más. Bahréin entró el año pasado, pero el resto ya estaban desde la primera edición del informe. En la otra cara de la moneda están **Arabia Saudí, Bielorrusia, Brimania, Corea del Norte, Cuba, Turkmenistán y Uzbekistán**, que ya no son considerados enemigos de Internet. No obstante, esto no quiere decir necesariamente que las condiciones sean las mejores.

> La vigilancia tradicional no ha desaparecido del todo (…) Pero, hoy en día, las posibilidades que ofrece la vigilancia en Internet, amplían mucho el campo a los gobiernos.

El informe pretende explorar la forma en que los gobiernos de todo el mundo utilizan la Red para monitorizar la actividad en línea de los usuarios e **interceptar sus comunicaciones**. Después aprovechan esta información para arrestar a periodistas, disidentes y ciudadanos corrientes. Actualmente hay cerca de **180 personas encarceladas** por utilizar Internet para proporcionar información. De todos modos, aunque los cinco países señalados espían de forma sistemática, RSF también recuerda que hay diversas legislaciones repudiables en todo el mundo.

Así, por ejemplo, se cita una ley británica que finalmente fue bloqueada, pero que habría dado a la policía el derecho a **acceder a registros de llamadas y navegación**; CISPA, un proyecto de ley estadounidense que permitiría violar la privacidad para proteger la ciberseguridad o los movimientos de **Holanda** contra herramientas de anonimización como Tor.

Por su parte, China tiene el que probablemente sea «**el sistema de censura más avanzado del mundo**», en opinión de RSF. Además, también ha tomado medidas contra los sistemas que permiten una navegación anónima y ha conseguido la ayuda de varias compañías privadas para monitorizar la actividad de los internautas. En Irán ocurre algo igualmente preocupante, pues «ha llevado la vigilancia en línea a un nuevo nivel al **desarrollar su propio Internet**, o ‘Halal Internet’. Y Siria podría seguir este camino, según documentos obtenidos por la organización. Pero no están solos en su labor:

> Sin tecnología avanzada, los regímenes autoritarios no podrían espiar a sus ciudadanos. Reporteros Sin Fronteras ha recopilado por primera vez una lista de cinco ‘Enemigos Corporativos de Internet’, cinco empresas del sector privado que son vistas como ‘mercenarios de la era digital’ porque venden productos que son utilizados por gobiernos autoritarios para cometer violaciones de los derechos humanos y la libertad de información.

Estas compañías, como hemos visto, son Gamma, Trovicor, Hacking Team, Amesys y Blue Coat. Los productos de vigilancia de la primera han permitido a la familia real de Bahréin **arrestar a informadores**, algo parecido a lo que ha posibilitado Blue Coat en Siria. La actividad de Amesys se realizó en Libia, mientras que el malware de Hackint Team y Gamma ha sido usado por diversos gobiernos de todo el mundo para conseguir **contraseñas** de internautas y periodistas. En opinión de Christophe Deloire, secretario general de RSF, los regímenes optan por ser más discretos y, en lugar de bloquear contenido, acudir directamente a la fuente de esta información.

Lo peor es que estas empresas **están basadas en países democráticos**, por lo que cree que es el momento de que estos tomen «medidas firmes». «Deberían imponer controles estrictos a la exportación de armas digitales a países que desprecian los derechos fundamentales».

Pero a lo largo de 2012 también hubo noticias que en Reporteros Sin Fronteras consideran esperanzadoras, como el reconocimiento de que la libertad de expresión por Internet es un derecho básico o el **rechazo del Parlamento Europeo a ACTA**, el acuerdo antipiratería que ponía en peligro la libertad en Internet y la neutralidad de la Red. Y también hubo compañías (en concreto, Google y Twitter) que de alguna manera compensaron lo hecho por estos cinco ‘mercenarios’ con sus informes de transparencia.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.