Dropbox compra Mailbox. Un mes después de que la aplicación apareció en el App Store de Apple definitivamente hacerse mucho más conocida por el sistema de reservas (en el que había que esperar en una especie de "fila virtual" para poder usarla) que en sus las características o prestaciones reales, aceptan que no pueden crecer al ritmo esperado, que su propia infraestructura en insuficiente, que necesitan de más experiencia, de más personas y más potencia para lograr los objetivos. En el anuncio explican:

En vez de hacer crecer Mailbox por nuestra cuenta, hemos decidido unir fuerzas con Dropbox y crecer juntos. Para ser claros, Mailbox no va a cerrar. El producto necesita crecer rápido y creemos que uniéndonos con Dropbox encontraremos el mejor camino para lograrlo. Además, imagina todas las cosas que podrás hacer cuando Mailbox esté conectado a Dropbox.

Escala parece ser la palabra clave. Mailbox, desde su lanzamiento, se vio inundado de peticiones para usar la aplicación. EL problema es que viene acompañada de un servicio invisible para sus usuarios: un sistema en la nube que constantemente escanea emails nuevos y al encontrarlos envía una notificación al iPhone. Mientras más usuarios usen la aplicación (que además es gratis) mayor infraestructura hacía falta. Considerando que el número de personas interesadas en Mailbox superaba los millones, el costo y conocimiento necesario para levantar y escalar una infraestructura de estas características parecía superar al equipo de 14 personas que está detrás del software.

Dropbox es, definitivamente, un buen comprador. Es una compañía que nace y crece en la nube, que está acostumbrada a ofrecer servicios gratuitos que requieren de una gran infraestructura invisible para sus usuarios. El valor de la adquisición no es conocido.