Curiosamente, esta información, que fue filtrada a Bloomberg por dos personas con conocimiento sobre los planes de la compañía, no hace mención a ningún miembro del equipo de desarrollo del iPod nano de sexta generación, el dispositivo más parecido a un reloj de Apple que hemos visto hasta el momento. Este reproductor tenía una pantalla táctil y un tamaño mucho menor a lo que estamos acostumbrados a ver en estos terminales, por lo que se podía llevar sin problemas en la muñeca con la ayuda de pulseras especiales. Y, de hecho, muchas compañías fabricaron accesorios de este estilo.

Al parecer, tanto James Foster, director de ingeniería de Apple, como Achim Pantfoerder forman parte del proyecto. No se sabe si otros grandes nombres de la firma, como Jony Ive, tienen un papel destacado en el desarrollo del reloj de Apple, aunque no sería de extrañar, dada la importancia que podría tener éste de cara al futuro de la compañía. Y es que este dispositivo podría suplir el papel del iPod, el único producto de la empresa cuyas ventas bajan de forma consistente cada año.

De todos modos, por el momento apenas hay información sobre el iWatch, aunque tampoco sorprende dado el hermetismo de Apple respecto a sus nuevos lanzamientos (a pesar de que en los últimos tiempos las filtraciones hayan sido algo más comunes). En cualquier caso, en esta ocasión sería muy importante aportar algo que hiciese que destacase en el mercado, ya que no se trataría de un producto innovador, al menos sobre el papel.

Uno de los rivales que han llegado antes que el supuesto reloj de Apple es Pebble, un proyecto surgido de Kickstarter. Este reloj inteligente se puede emparejar con el teléfono (por el momento, iOS y Android) para mostrar información en la pantalla, aunque ésta es sólo una de sus muchas funciones (de hecho, hay un SDK para desarrollar aplicaciones para el dispositivo). Por otro lado, las pulseras que miden la actividad física, como Fitbit o Nike Fuelband, ya tienen una base de usuarios fieles que les daría una enorme ventaja respecto a Apple.

Además, se enfrenta a otros retos de diseño, especialmente a nivel de hardware. Probablemente el más importante (aparte de tener un aspecto atractivo, por supuesto) será el de la batería, ya que un reloj, a diferencia de un teléfono inteligente o una tableta, no es algo que estemos acostumbrados a cargar cada noche o cada pocos días. No obstante, las funciones que se le presuponen (lo lógico sería que se pudiese emparejar con todos los dispositivos del ecosistema iOS), así como una pantalla presumiblemente táctil y de gran resolución, consumen una gran cantidad de batería.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.