Telefónica aprovechó la última jornada del Mobile World Congress de Barcelona para mostrar su solución para acercar el Internet de las cosas a aquellas empresas que no puedan permitirse desarrollar sus propias herramientas: **Thinking Things**. Y lo han hecho de una forma muy sencilla: con pequeños módulos que se acoplan entre ellos, **como si se fuesen piezas de LEGO**. Cada uno de ellos cumple una función determinada, por lo que es posible acceder a una multitud de ellas sin necesidad de invertir una gran cantidad de dinero en investigación y desarrollo.

En Telefónica se dieron cuenta de que **cada cliente tiene una necesidad distinta** en lo que respecta al Internet de las cosas. Así, hay desde quien debe medir la humedad en el vehículo que transporta un envío a quien quiere controlar el movimiento en una habitación. Sin embargo, también hay patrones comunes que les permiten resolver el problema y llegar a mucha gente sin perder el factor de la escala gracias a la modularidad.

Thinking Things tiene tres pilares: **una web** en la que visualizar la información recogida y controlar los dispositivos (esperan que pronto haya también una aplicación), **una API** que da acceso a esta información y, lo más importante, **los propios módulos**. Hay varios tipos de módulo, que posibilitan distintas funciones: medidor de humedad y temperatura, de presión, adaptadores a distintos protocolos de red, sensores de presencia, módulo de acelerómetro y brúfula y RFID. Además, como es lógico, están los módulos que posibilitan el funcionamiento de los otros, como el de batería o el de comunicación. De todos modos, actualmente trabajan para crear un roadmap para decidir qué terminales deben formar su catálogo. Y, según explicó **Javier Zorzano**, de Telefónica I+D, están muy abiertos a ver cuáles son las necesidades del mercado.

De hecho, Zorzano hizo hincapié en que el trabajo en esta solución de Internet de las cosas no lo hacen «encerrados» en un laboratorio, sino que están **en contacto con empresas y posibles clientes** a los que entregan sus nuevas creaciones para que las prueben y, de este modo, saber qué deben mejorar. A pesar de ello, todavía no han decidido cuál será el modelo de negocio, por lo que no pueden proporcionar un precio estimado (sólo adelantaron que **será «competitivo»**) ni cuál será el modo de comercialización. También está por decidir si el hardware será abierto o no, aunque, según aseguró, los planos sí lo serán.

Lo que sí se sabe es que la duración de los módulos de batería será de aproximadamente **mes y medio** y que la carga se realizará por **USB**. No obstante, existe la posibilidad de combinar varios módulos de batería, lo que multiplicará la vida útil. La posibilidad de incluir carga inalámbrica se desestimó en pos de la simplicidad.

Y es que ésta es otra de las claves de Thinking Things: la simplicidad. Zorzano **comparó el producto con una tostadora**, pues su idea es que funcione nada más salir de su caja. Obviamente, se podrán conseguir resultados más personalizados con algo más de esfuerzo gracias a la creación de módulos virtuales, a los que se podrán asignar funciones como el aviso por SMS o correo electrónico cuando tengan lugar determinados eventos. Todo esto se realizará desde la web, en la que se establecerán los comportamientos (por ejemplo, hacer que el módulo de switch abra un grifo cuando el módulo de humedad detecte que el suelo está seco en un sistema de cultivo). El objetivo es que en un futuro se junte gente que pueda y quiera hacer módulos (tanto físicos como lógicos) y gente que quiera ofrecer servicios en torno a Thinking Things. «**La idea es crear un ecosistema**».

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.