Firefox OS está siendo, sin duda, uno de los "actores revelación" de este Mobile World Congress 2013, y eso que apenas llevamos un día de evento. El escenario que se encontró el proyecto de Mozilla era muy favorecedor puesto que Android, como tal, no iba a estar presente en forma de stand propio dentro de la feria y, por tanto, el actor con más peso en el mercado iba a tener una presencia diluida entre los integradores de esta plataforma; si a estas condiciones de contorno le sumamos las potentes alianzas que ha establecido Mozilla con operadores (Telefónica, Telecom Italia, Deutsche Telekom, etc) y con fabricantes (ZTE, Alcatel, Qualcomm, Sony, etc) estaba bastante claro que la presentación de ayer iba a tener un gran impacto y Firefox OS iba a ser uno de los temas estrellas de esta feria.

Reconozco que cuando oí hablar de Firefox OS por primera vez pensé que iba a ser complicado que una plataforma más intentase hacerse un hueco en un mercado que, en términos generales, está bastante polarizado entre Android e iOS y donde Windows Phone busca hacerse también un hueco con una oferta bastante atractiva. Sin embargo, conforme vamos profundizando en el proyecto y éste también evoluciona, podemos ver a Firefox OS como una plataforma que viene a aportar al mundo de los dispositivos móviles un aspecto que, desgraciadamente, se había perdido por el camino: la interoperabilidad y el fomento de los ecosistemas abiertos.

Firefox OS es HTML5 y, por tanto, al estar basado en HTML (que es un lenguaje estandarizado y multiplataforma) nos estamos asegurando que las aplicaciones funcionarán en cualquier sistema aunque éste sea antiguo. Los sistemas operativos móviles, ya sean iOS, Android, Windows Phone o BlackBerry son lugares estancos donde las aplicaciones son compatibles en plataformas concretas y, por tanto, los desarrolladores tienen que aprender a trabajar en cada plataforma o recurrir a entornos de desarrollo algo más horizontales; dicho de otra forma, si compramos una aplicación en iOS y, un año después, nos compramos un dispositivo Android, tendremos que pagar por una aplicación 2 veces.

Este ejemplo, a priori, tan simple es la propuesta que Firefox OS junto a operadores y fabricantes nos ofrecen en esta plataforma al hablar de interoperabilidad y ecosistemas abiertos.

¿Y a dónde nos lleva Firefox OS? La plataforma móvil de Mozilla es una apuesta por cambiar el sentido de la marcha actual donde prácticamente el 90% de los usuarios está polarizado entre Android o iOS, una división que a las operadoras no les agrada especialmente porque se ven como meros carriers de un negocio (el de las aplicaciones móviles) controlado por Google y por Apple donde lo único que pueden hacer es establecer un acuerdo (en el caso de Google) para hacer de intermediarios del pago en las compras (y cobrárselas al usuario en su factura mensual).

Este cambio en el ecosistema actual, con el gran calado de Android e iOS en los mercados en los que los smartphones tienen un gran peso, no es nada sencillo y, precisamente, este es uno de los motivos por los que Firefox OS tiene como objetivo principal los mercados emergentes y se comienza a materializar en forma de terminales de bajo precio. ¿El motivo? En un mercado emergente, donde los smartphones son toda una novedad, los usuarios no están tan polarizados y una oferta con Firefox OS no provocaría rechazo si el usuario procede de un feature phone sin apenas funcionalidades puesto que, en estos casos, el usuario podría ser proclive a adoptar tecnologías nuevas y, más aún, si están a un precio más que razonable y ofrecen un port-folio de aplicaciones en las que encontrar servicios mayoritarios (Facebook, Twitter, etc).

ZTE Open - Firefox OS 01

Ayer nos quedó claro que este próximo verano comenzaremos a ver terminales con Firefox OS llegar a Brasil, Colombia, España, México, Venezuela, Polonia, Serbia, Hungría y Montenegro y, durante 2014, se planea continuar la expansión por más países de Europa y Latinoamérica donde, además, se pretende seguir hacer crecer el Firefox Marketplace (el market de aplicaciones de Firefox). Ayer, durante la presentación de Firefox OS, pudimos ver cómo Disney, Box, Twitter, Facebook, MTV, pulse o EA formaban parte del catálogo de aplicaciones disponibles y, conforme avance la oferta comercial de este tipo de terminales, seguramente observemos un interesante crecimiento del número de aplicaciones y desarrolladores en esta plataforma (y a día de hoy se cifran en alrededor de 2.500).

¿Entonces dónde se posiciona Firefox OS? En este primer movimiento, parece que Firefox OS llega con la intención de posicionarse dentro de los mercados emergentes y, para ello, se materializará en terminales de gamas bajas y medias de fabricantes como Sony, Alcatel o ZTE entre otros aunque, dependiendo de la aceptación, no sería descabellado pensar que si se produce una importante masa crítica de usuarios y desarrolladores quizás podamos ver Firefox OS en terminales de gamas superiores (desde luego sería genial) y, en este sentido, fabricantes como Sony podrían tener mucho que decir.

Sin duda alguna, frente a la oferta de terminales con Tizen OS, los Asha de Nokia o los terminales Android de gama baja (que, en muchos casos, suelen convertirse en una tortura para los usuarios), Firefox OS tiene muchas oportunidades para posicionarse dentro de este segmento, máxime si tenemos en cuenta que es un abanderado de la industria de las comunicaciones móviles y que, a partir del verano, serán los terminales que más se oferten en las operadoras que apoyan el programa.

Firefox OS tiene muchas cartas a su favor para cambiar las cosas y plantarle cara a Android, seguramente, en el segmento en el que más flaquea: los terminales de gama baja; y no es un flaqueo en ventas (7 de cada 10 terminales que se venden en el mundo son Android) sino en prestaciones o funcionalidades, un aspecto en el que si Firefox OS cumple las expectativas, puede hacer mover un poco la balanza.