Se ha confirmado el rumor de las últimas horas, y Dell ha anunciado que vuelve a privatizarse. Con un acuerdo cuya cantidad se especula en torno a los 24.400 millones de dólares, ha comprado todas sus acciones pasando así a dejar de cotizar en bolsa. Desaparece por tanto del mercado Nasdaq. Con esta valoración, cada una de sus acciones se valora por entre 13,5 y 13,75 dólares. El que sigue siendo el tercer fabricante mundial de ordenadores ha conseguido esta recompra de acciones gracias en parte a la financiación de Microsoft, el cual ha realizado un préstamo de 2.000 millones de dólares.

Dell
Dell, que a pesar de continuar como tercer fabricante de ordenadores, ha ido perdiendo notoriedad en el mercado —y también un tercio de su valor en 2012—. Con este movimiento, iniciado por Michael Dell en agosto de 2012, podrá dar libertad a la empresa para continuar su estrategia a largo plazo, sin tener que explicar cada trimestre sus números a su junta de accionistas. De hecho, el propio Michael Dell afirma haber puesto en riesgo capital propio para hacer efectiva la recompra.

Por su parte, Microsoft ampara el monto económico prestado a Dell en su compromiso con el éxito a largo plazo del ecosistema de los PCs, apostando también por apoyar a los partners que estén comprometidos con innovar y llevar su negocio alrededor de su sistema operativo, Windows. Este movimiento de Microsoft ya causaba fuertes rumores en los últimos tiempos.