Un hecho histórico si pensamos que nunca antes un robot de la NASA había logrado extraer una roca del interior de otro planeta. No sólo eso, la exploración del rover Curiosity sugiere por primera vez que el planeta rojo es en su interior muy distinto a su "tez sonrosada" de la superficie. Marte es gris en su interior.

Las fotografías enviadas por Curiosity a la Tierra muestran aquello que hasta ahora nunca habíamos visto del planeta rojo, el interior bajo su superficie. Todo gracias a la extracción de polvo de una roca grisácea en las capas bajas de Marte. Una roca pequeña de 1,6 centímetros de diámetro que ahora pasará a ser examinada por el instrumento In-Situ Martian Rock Analysis. Según Scott McCloskey, uno de los ingenieros de sistemas de perforación para Curiosity:

Al ver el polvo de la perforación en la pala nos permitió verificar por primera vez que el taladro recogió una muestra, y que perforó la roca. Muchos de nosotros hemos estado trabajando para que este día llegara desde hace años. Obtener una confirmación final de la perforación con éxito es increíblemente gratificante. Para nuestro equipo esto es el equivalente a cuando el equipo de aterrizaje se volvió loco después de la toma del rover en el planeta.

El equipo de investigadores destaca que es la primera confirmación que se tiene sobre cómo es el interior de Marte. Además, descubre muchas de las características del planeta como su "color". Según explica Louise Jandura, ingeniera jefe del equipo, el color naranja de Marte se debe a la oxidación del hierro que contiene la roca. Al haber podido bajar de la superficie, los científicos han observado la exposición ambiental de las capas bajas del planeta rojo.

Finalmente, la última misión de Curiosity también podría ofrecer nuevos datos sobre la posibilidad de agua en Marte. Jandura indica que la muestra contiene indicios de que en el pasado podría haber agua, en cuyo caso, se abre una nueva vía hacia la posibilidad de haber albergado vida.