Un equipo de astrónomos en Colombia ha llevado a cabo el seguimiento del origen del meteoro en Rusia que provocó numerosos desperfectos y heridos en diferentes ciudades. A través de los vídeos subidos a la red por los ciudadanos los investigadores fueron capaces de trazar la trayectoria del meteoro en la atmósfera de la Tierra y luego reconstruir su órbita alrededor del Sol.

El estudio ha sido publicado en la web Arxiv y fue posible gracias a los numerosos vídeos que se lanzaron en la red el día del acontecimiento. Como os contamos, la mayoría de ciudadanos en el país tienen algún tipo de cámara en su vehículo con el fin de para recoger presuntas infracciones de tráfico cómo pruebas ante la ley.

Los astrónomos registraron la mayoría de estos vídeos y se ayudaron de las fechas y el tiempo que ofrecían las grabaciones para ubicar el meteoro en Rusia. Las primeras estimaciones de la masa del meteoro lo situaban, según la NASA, entre 7.000 y 10.000 toneladas con un tamaño de unos 17 metros.

Usando el material de archivo y la ubicación del impacto en el lago Chebarkul, los investigadores Jorge Zuluaga e Ignacio Ferrin fueron capaces de utilizar cálculos trigonométricos para mostrar la altura, velocidad y la posición de la roca al caer a la Tierra.

Luego, para reconstruir la órbita original del cuerpo alrededor del Sol, utilizaron seis propiedades diferentes de su trayectoria a través de la atmósfera terrestre. La mayoría de ellos estaban relacionados con el punto en el que el meteoro se vuelve lo suficientemente brillante como para proyectar una sombra perceptible en los vídeos.

Según estos datos, el meteoro parece haber estado en una órbita elíptica alrededor del Sol antes de chocar con la Tierra. Finalmente los astrónomos trasladaron sus cifras en el software de astronomía desarrollado por el Observatorio Naval de Estados Unidos.

Unos resultados que sugieren que la roca pertenece a una conocida familia de rocas espaciales conocidas como Apollo. Y es que de los cerca de 9.700 asteroides cercanos a la Tierra descubiertos hasta ahora, alrededor de 5.200 se creen Apollo. Unos datos que horas más tarde han sido confirmados por el profesor Stephen Lowry de la Universidad de Kent. Les dejamos con el vídeo de la reconstrucción llevada a cabo por los investigadores: