Como os habíamos comentado hace unas semanas, existía una petición de despido sobre el abogado fiscal Steve Heymann por parte de los allegados a Aaron Swartz. Su posible conexión con los eventos que acabaron con el suicidio del joven movilizó a familiares y seguidores en una petición a través de We the People, la página que conecta directamente con la Casa Blanca. Una petición que ha alcanzado las 25.000 firmas necesarias y por la que la administración Obama deberá responder.

Esto significa que el gobierno de Estados Unidos está obligado a entrar en el debate sobre si las autoridades, incluyendo al fiscal Heymann, fueron demasiado lejos en la persecución del joven activista de 26 años.

Swartz, uno de los fundadores de Demand Progress, fue encontrado muerto en su apartamento de Brooklyn el mes pasado. El joven se encontraba bajo una acusación por la descarga de más de una docena de archivos con copyright y por la descarga y exposición ilícita de millones de artículos académicos.

Un juicio que estaba siendo llevado por Heymann, el mismo fiscal que fue acusado en el año 2008 de conducir al suicidio a otro programador. Jonathan James, un joven sospechoso en un caso de Heymann, acabó quitándose la vida con una nota donde indicaba la presión que habían ejercido sobre él. En el historial del fiscal también se incluye la mayor pena impuesta a un hacker con 20 años de prisión.

Sea como fuere, la petición ha llegado hace unas horas a las 25.000 firmas, lo que supone que el gobierno debe responder como explican las bases de We the People. En las petición redactada podemos leer las bases por las que se pide la expulsión de Steve Heymann:

No debemos destruir la vida de los seres humanos por delitos contra los sistemas informáticos que no dañan a nadie y no proporcionan ningún beneficio al autor. Tales acciones deben ser tratadas como formas de protesta y desobediencia civil. Pero juzgar estas acciones de la misma forma que las violaciones y asesinatos salvajes es un abuso del sistema de justicia penal que sigue destruyendo la vida de miembros pacíficos y productivos de la sociedad.

En relación con lo expuesto, el mismo Swartz había explicado que el motivo de la liberación del material académico era la investigación intelectual para el gran público, la exposición del conocimiento para las masas.

Junto a la petición de Heymann, existe otra en curso que busca el despido de Carmen Ortiz, la fiscal jefe que llevó el caso de Aaron Swartz junto a Heymann. Una petición que también ha obtenido el número de firmas necesarias que requieren a la administración de una respuesta.