Con el fin de proporcionar nuevas pistas sobre cómo los usuarios perciben los pasos de la industria musical y las estrategias en torno a la defensa del copyright, American Assembly, un centro de investigación en la Universidad de Columbia, ha llevado a cabo una encuesta en Estados Unidos y Alemania. Los investigadores Joe Karaganis y Lennart Renkema junto a Google unieron esfuerzos con unos resultados sorprendentes. Los usuarios de P2P compran más música que aquellos que no utilizan la tecnología.

Usuarios de P2P compran más música

Una encuesta pública que viene a tirar por tierra una vez más la teoría de que aquellos que utilizan el intercambio de archivos son unos "piratas" que están destrozando la industria de la música.

Entre los hallazgos que podemos recoger de la misma, los estadounidenses se oponen de manera abrumadora a la utilización de técnicas de desconexión (en Estados Unidos las Six Strikes) con limitación de velocidad como sanción por compartir archivos no autorizados. Una encuesta que también sugiere que los usuarios de intercambio de archivos P2P compran hasta un 30% más de música que aquellos no usan la tecnología.

Si nos fijamos en Estados Unidos, el estudio de la encuesta indica que la distinción entre el intercambio público y el privado es una pieza fundamental en el pensamiento de los usuarios del país en cuanto a la "moralidad" o no del propio intercambio. Ocho de cada diez de los encuestados creen que está bien compartir contenidos con copyright con los miembros de la familia, mientras que seis de cada diez extienden esta lógica a los amigos.

En cambio, tan sólo una pequeña minoría, de entre el 4% y el 15%, dicen que es razonable cargar contenidos con derechos de autor para el consumo público, publicar enlaces a contenidos "piratas" en Facebook o vender copias no autorizadas de materiales protegidos con copyright.

En cuanto a la franja de edades, los jóvenes tendieron en la encuesta a ser más "amables" con la copia que los encuestados de mayor de edad. El 76% de los estadounidenses encuestados menores de 30 años dicen que es razonable compartir contenido con amigos, mientras que sólo el 51% de los mayores de 65 lo creen.

De la encuesta también podemos encontrar que el 13% de los usuarios de Internet en Estados Unidos usan las P2P para compartir archivos de software, de estos, el 20% de los adultos menores de 30 años las utilizan para tales fines.

Un estudio que fue encargado por Google a través de los investigadores que arrojó una serie de resultados contradictorios para el gigante. Frente a la opinión de los de Mountain View, una mayoría del 53% de los estadounidenses cree que los motores de búsquedas deberían ser obligados a bloquear enlaces a música y vídeos "piratas". En cambio, un 42% se mostraba en desacuerdo con esta afirmación.

Quizá la parte más controvertida es aquella que habla de los usuarios de las P2P y su relación con la compra de música. Al contrario que el slogan oficial de la industria, quién aboga por demonizar las redes de intercambio de archivos como el principal mal, principalmente porque se cree que a más descargas menos ventas, la encuesta parece indicar lo contrario, al menos en parte.

Estudios anteriores sostienen que el intercambio de archivos puede hacer que sea más fácil para los aficionados a la música encontrar nuevos contenidos que les gustan, de esta manera amplían sus gustos y finalmente compran más música a largo plazo.

Según podemos ver en la encuesta, el intercambio de archivos, más que dificultar, acaba ayudando a un mayor número de ventas. El promedio del estadounidense que usa las P2P tiene una biblioteca de alrededor de 2.000 canciones, de ellas, 760 (el 38%) son adquisiciones legítimas. En cambio, aquellos que indicaron que no usaban las P2P, tenían un archivo digital de unas 1.300 canciones. De ellas, 582 (el 45%) fueron adquiridas de forma legítima. En este caso el resto de la biblioteca llegó de CDs o copias de amigos y familiares.

Es decir, que si bien existe una mayor fracción de colecciones de música de fuentes legítimas de usuarios que no acceden a las P2P, en términos absolutos, los usuarios de P2P compran más música legítima.

Las causas podrían ser que los fans más melómanos son también los más propensos a utilizar las redes P2P, posiblemente en la búsqueda de nuevo material que finalmente se convierte en la compra de aquello que más le ha gustados desde los canales legítimos.

En cuanto a los usuarios en Alemania, se observan diferencias con el pensamiento de los usuarios en Estados Unidos. Aunque con resultados similares, los alemanes parecen mostrar un mayor apoyo a cumplir con los derechos de autor. Según la encuesta:

  • Mientras el 59% de los alemanes cree que la descarga "pirata" debe ser sancionada, tan sólo el 52% de los estadounidenses está de acuerdo.
  • En cuanto a la privacidad, el 71% de los alemanes se opone al seguimiento en la red como medida de prevención ante infracciones. En Estados Unidos se opone un 69%.
  • En términos de adopción de las nuevas tecnologías, el 14% de los estadounidenses tenían un lector de libros electrónicos y un 10% una tablet. En Alemania las cifras se reducían a un 2% y 4% respectivamente.
  • En cambio, en Alemania el 82% de los ingresos de la música llega desde los formatos físicos como el CD. En Estados Unidos la cifra desciende hasta menos de la mitad de la música grabada.
  • Finalmente, el 13% de los consumidores estadounidenses (incluyendo un 29% de los menores de 30 años) obtiene su música de un servicio de streaming como Spotify o Pandora. En Alemania en cambio sólo el 2% de los consumidores se basan en un servicio de streaming.