Son muchos los usuarios de *smartphones* que, por desconocimiento, comparten a través de las redes sociales mucha más información de la que creen por el mero hecho de no configurar adecuadamente los servicios que utilizan e invertir algunos minutos en ajustes vinculados a mejorar su privacidad. Cuando sacamos una foto con nuestro *smartphone* es posible adjuntar dentro del EXIF de la imagen las coordenadas geográficas donde tomamos la imagen si tenemos activada la geolocalización de la cámara y, de hecho, también es posible adjuntar datos geográficos cuando compartimos una imagen a través de Instagram. Adjuntar las coordenadas, un acto de lo más inocente, no suele entrañar ningún problema la mayoría de las veces pero si no somos conscientes de lo que hacemos, quizás estemos publicando en la red más datos de los que deberíamos y, como prueba de ello, un grupo de investigadores de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey han realizado una aplicación que busca fotos en Instagram y aprovecha la información geográfica para mostrarnos la ubicación en Google Street View.

Dependiendo de la visibilidad de nuestro perfil en Instagram, el uso que hagamos de este servicio y las fotos que solamos compartir, la información será más o menos personal y, en determinados casos, es posible que estemos **compartiendo la dirección de nuestra casa**. Esta es la reflexión que nos quieren ofrecer desde el [Social Media Information Lab](http://sm.rutgers.edu/web/) de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, un equipo multidisciplinar de investigación enfocado en el mundo de las redes sociales que decidió aprovechar el API de Instagram para localizar fotos que usan el *geotag* y se publican bajo un *hashtag* concreto para obtener de éstas las coordenadas geográficas y buscarlas en Google Street View y ofrecernos el lugar en el que fueron tomadas.

[**The Beat**](http://sm.rutgers.edu/thebeat/), que es como se llama la aplicación web que han desarrollado, nos permite realizar búsquedas de un *hashtag* concreto y obtener como resultado un carrusel de imágenes de Instagram y las fotos a pie de calle del servicio de mapas de Google; un experimento algo inquietante que nos puede mostrar la calle en la que vive un usuario que ha compartido la foto de su árbol de Navidad. Afortunadamente, no siempre compartimos ubicaciones exactas y optamos por adjuntar un «marcador aproximado» a las imágenes pero, a pesar de este hecho, creo que vale la pena echar un vistazo al carrusel de imágenes que nos muestra esta aplicación a la hora de buscar un *hashtag* concreto porque, en muchas ocasiones, podemos sorprendernos bastante.

Con esto no quiero hacer un alegato en contra de Instagram o cualquier otra red social; simplemente, creo que este experimento es una interesante reflexión sobre el control que debemos ejercer de nuestra privacidad a la hora de compartir información y que, a veces, una simple foto puede esconder mucha más información que la mera imagen y hemos de ser conscientes de este hecho.

Como comentaba al inicio, una buena parte de los usuarios suele prestar atención a este tipo de detalles e invierten tiempo a optimizar sus configuraciones de privacidad, sin embargo, por raro que pueda parecer a estas alturas, aún hay usuarios que siguen sin prestar atención a este tipo de detalles.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.