Asus ha repetido la fórmula y el diseño que ya tenían bien conocido de sus Transformer con Android en un sistema operativo que se presta mucho más a las tablets convertibles, Windows RT. De esta combinación sale el Asus Vivo Tab RT, una tablet buena, aunque se deja algunos detalles por el camino, vamos a verlos en profundidad.

Vamos a desmenuzar los aspectos de la Asus Vivo Tab RT, veremos muchos puntos positivos, pero otros cuantos negativos que harán tambalear el conjunto, aunque sólo cuando le añadimos el teclado. En definitiva vamos a tener experiencias buenas y malas, veamos cómo se dividen.

Diseño y hardware


Al principio tuve la tablet sola y la verdad es que me pareció una pieza bien construida, aunque con ciertos detalles. Es un diseño que hereda directamente -con pequeñas modificaciones- de la Transformer con los mismos materiales y tamaño de pantalla, vamos, no rompió ningún molde, pero lo importante es que es un diseño que funciona. Las modificaciones pasan por un aluminio liso en la parte de atrás, en lugar del diseño concéntrico de la Transformer que terminaba en el logo de Asus central. La parte superior está hecha en plástico surcado, un detalle que le resta al conjunto de la tablet, pero que estará justificado por encontrarse allí las antenas; es un caso de funcionalidad vs diseño.

Empezando por la delgadez de la misma, pasando por el tacto trasero, la tablet se siente bien en la mano. El detalle viene a cuando lo comparas con otras piezas de Asus, no tiene la misma calidad que otros productos Asus. En mi caso, por ejemplo, tengo un Asus Zenbook  UX-31E y la Asus Vivo Tab RT no le alcanza en calidad de construcción, teniendo que si pones los dedos en el borde muy cerca de la pantalla cuando la sostienes con firmeza, la pantalla sufre de esos pequeños parpadeos típicos de cuando la presionas directamente con el dedo. También tenemos que la tablet se dobla con un poco de presión, pero realmente dudo que se llegue a romper, es sólida. En resumen: se siente bien, pero no llega a tal estándar como para no poder sacarle fallos o que me quite el aliento.

Pasando a los botones y conexiones las encontramos repartidas por los cuatro lados de la tablet. Un detalle: la tablet tiene una curvatura hacia atrás y los botones están justo sobre esa curvatura, haciendo que encontrarlos con los dedos sea un poco complicado a veces en el caso de los de subir y bajar volumen o que sea complicado retirar la cubierta del HDMI.

En la parte derecha tenemos los botones de subir y bajar el volumen junto con el agujero donde irán los auriculares, como centralizando toda la parte de la música. Otro detalle es que al conectar los auriculares no se siente bien del todo, falla el «clic» que te avisa que están bien conectados, aunque luego se queden bien conectados, es un detalle que das por hecho en muchos dispositivos y de hecho hace que tengas que mirar si está bien conectado o no con la luz encendida.

Pasando al lateral izquierdo tenemos la entrada para la tarjeta micro SD y salida micro HDMI escondida bajo una cubierta más bien complicada de quitar si no tienes uñas. Aquí he de comentar que salida de micro HDMI me ha resultado especialmente útil junto con la inclusión de Office 2013 en Windows RT, más que nada por hacer las presentaciones y charlas que doy desde un dispositivo de 8.3 milímetros, por esta parte es sencillamente genial unido a SkyDrive; pero del software de la Asus Vivo Tab RT ya hablaremos más adelante.

En la parte superior sólo encontraremos el botón de encendido, arrastrado hacia la parte izquierda del mismo (posición que me pareció extraña, estoy acostumbrado a encender-apagar desde la esquina superior derecha). Yendo al extremo inferior encontramos dos ranuras para que case el teclado diseñado específicamente para la tablet, uno de estas ranuras es el puerto de carga, al que se le puede conectar un adaptador USB, lo que nos provee de conectividad para cualquiera de nuestros periféricos de almacenamiento que ya tengamos; unido a que podemos acceder al sistema de ficheros sin problema, esto es un gran punto a tener en cuenta para la productividad y el sector de trabajo.

Un detalle que no me gustó es precisamente el cargador en la parte de abajo, teniendo que usar la tablet al revés estando en la cama con el cargador puesto, por ejemplo. Obviamente es una decisión que no se podía cambiar, ya que es donde el dock se va a conectar para cargarle la batería a la tablet desde la suya propia y que se arregla fácilmente dándole la vuelta a la tablet, pero aplicaciones, sobre todo juegos, no soportaban ese modo de funcionamiento, por lo que su uso quedaba restringido o incómodo.

La Asus Vivo Tab RT también cuenta con dos cámaras, una trasera de 8 megapíxeles y una delantera. Sobre la trasera no hablaré mucho, aunque tiene la calidad estándar de un smartphone, sigo sin verle demasiado sentido a una resolución tan alta para una tablet. La interior es más que suficiente para las videoconferencias.

Pantalla y altavoces

Primera cosa que se ve de la tablet al encenderla: el brillo, ángulo de visión y claridad son muy buenos. Si lo vemos con números, tenemos una pantalla de 10.1″ a 1366×768, la resolución que muchos portátiles de 15.4″ o 13.3″ llevan, en una pantalla más pequeña da muy buenos resultados. Además, tenemos que es una pantalla IPS+ que nos da 600 nits máximo, es decir: no te preocupes por la luz, podrás ver la pantalla de la tablet sin problema ninguno en casi todos los sitios, al menos en los que he estado, que incluyen exteriores al medio día.

Un detalle sobre la pantalla es que cuando la miras con luz intensa sobre cierto ángulo, se puede ver una matriz de «puntos» que están dentro del panel LCD. Igualmente, sí que se echa un poco de menos más densidad de píxeles a la hora de la lectura pesada o larga, pero te puedes acostumbrar a ello a una distancia normal de lectura.

En los altavoces, algo que no me gustó es la posición, están en la parte de atrás justo donde caen las manos para sostenerla. Si bien puedes mover un poco las manos hacia afuera para que el sonido se refleje en tus manos y salga de cara a ti, es algo a lo que habrá que acostumbrarse para no taparlos.  Fuera de este detalle dan un buen resultado, mejor que la mayoría de tablets que he probado, dando un sonido suficiente para ver películas sin necesidad de auriculares en un entorno medianamente ruidoso.

Teclado y dock

Hasta ahora mi experiencia con la tablet, aunque con algunos pequeños fallos, fue en general buena, pero esta es la parte que menos me gustó de toda la experiencia. Recibí el dos semanas y media después de haber estado probando la tablet y realmente esperaba algo mejor en cuanto a calidad del teclado en sí mismo.

Por mi parte tengo el Microsoft Wedge Mobile Keyboard que me parece un gran teclado móvil, cómodo y genial, así que es el que usaré con esta tablet, por lo que el dock quedará relegado a ser más bien una batería que me de un poco más de vida en los viajes. Vamos a ver qué le pasa al teclado:

Primero, las teclas son enanas, no hablo de pequeñas, sino de enanas realmente, que me resultó molesto escribir en ellas. Aparte de esto, tienen mucho recorrido hacia dentro del tablet, lo que les hace como pequeños cubitos de hielo flotando sobre la superficie que es el teclado. Quizá esto tiene que ver con mi acostumbramiento a las teclas del Zenbook o del Wedge Mobile Keyboard, incluso al teclado Apple: teclas tipo chiclet con corto recorrido y grandes.

Segundo, la distribución es extraña, unido a que las teclas son pequeñas, pues es un mar de confusiones, empezando por tener dos teclas de función y que el Shift no está donde debería ni tiene la longitud estándar en la parte derecha del teclado, que es el que más uso para las tildes.

Tercero, añade demasiado peso y grosor al conjunto de la tablet, lo que hace que me recordar a esos horribles netbooks que en su día afloraban por menos de 300€, grandes y pesados. Esto viene justificado por la batería que lleva dentro, pero aún así me parece excesivamente grande por los 150€ que pretenden cobrar por él. El hecho de que una tablet sea más gruesa que un Asus Zenbook o un Acer Aspire S3 que poseo no me parece demasiado aceptable.

Cuarto, la unión no es sólida, me refiero a la unión con la tablet. Y no es que se vaya a caer o soltarse, sino que ocurre que al ir a tocar la pantalla esta se va para atrás y se queda tambaleando unos momentos. En algunos casos el recorrido para atrás de la tablet es demasiado para lo que es aceptable.

En cuanto al touchpad, vemos uno que soporta multigestos, tan necesarios hoy en día, aunque no tiene los bordes activos de Windows 8, lo que es de agradecer, porque en uno tan pequeño es muy probable que saques la barra de charms en lugar de desplazar el cursor, por ejemplo. A veces falla al reconocer los gestos múltiples, dicho sea de paso.

Conclusión del teclado en mi experiencia: es una batería grande.

Windows RT: rendimiento, apps y batería

Hasta ahora mi experiencia en el hardware se ha dividido en dos grandes partes buenas y malas, la buena es la parte de la tablet, la mala está en el teclado-dock, que podría ser mucho mejor. Windows RT entra en la parte buena.

Primero hablemos del rendimiento: esta tablet viene con un Nvidia Tegra 3 de procesador, aunque gracias al Tegra 4 o Qualcomm 800 ya muestra su edad, sigue manteniéndose en buena forma, además, Windows RT se muestra estar adaptado muy bien en la Asus Vivo Tab RT, cabe mencionar que esto no quita el hecho de que si hay alguna tarea en segundo plano del escritorio o del antivirus se nota en la performance general del aparato, pero esto pasa durante unos breves segundos a la semana, es muy poca la frecuencia.

Siguiendo con el rendimiento, encontramos un sistema fluido en todas sus funciones nativas, aunque hay aplicaciones que a veces tardan más de lo que quisiera en arrancar. Es el caso de Mapas o el Correo a veces. Vuelvo a decir que este lag se nota a veces, pero casi siempre pasa imperceptible.

En el aspecto de la batería, realmente le pondría un notable alto. en mi uso cotidiano alcanzó los dos días, si bien no era mi equipo principal, sí que era el que usaba cuando no tenía mis ojos puestos en la workstation de casa o en la oficina, el uso no fue poco, estando siempre con la pantalla encendida mostrando algún texto que necesitaba tener abierto como ayuda o estudiando con los apuntes en PDF. Me llevé una buena sorpresa con este aspecto. Con el dock, llegué a los 4 días de uso.

En las apps lo dividiré en dos categorías: las de Microsoft y las demás. Por parte de Microsoft tenemos un buen paquete de aplicaciones básicas que vienen preinstaladas como Correo, People, Calendar y Fotos. Por parte de Correo y People creo que son buenas, pero que aún les queda mucho trecho de mejora. En la parte de Calendar, al usarla más que nada como consulta de los eventos que añado desde otras fuentes y se sincronizan, la experiencia fue buena. Ahora, llegados a la app de Fotos, es la que mejor me pareció de todas por una cosa muy simple: puedes aunar todas tus fuentes de fotos en un solo sitio, desde las locales hasta Facebook y Flickr pasando por las que tengas alojadas en otros PCs y tengas iniciada la sesión con tu mismo LiveID, en mi caso esto fue realmente maravilloso.

Si nos vamos a ver las apps de terceros entramos de lleno en el mundo de la Windows Store, que recientemente rompió el récord de las 100 millones de descargas, una muy buena cifra teniendo en cuenta que sólo lleva dos meses de vida el sistema operativo de Microsoft. Pero, sin importar el número, lo que quiero ver es cómo está la escena, si hay suficientes apps, si son de calidad, si vas a echar algo de menos. Mi respuesta: no, no echarás casi nada en falta. Un  apartado que me gustó mucho fueron los juegos, principalmente los de Microsoft Studios con grandes títulos como Hydro Thunder o Rocker Riot 3D, son caros, pero merecen la pena. Si volvemos a mirar las apps normales lo que nos encontraremos es que hay las suficientes para sobrevivir, aunque sí echo en falta un mejor cliente de Twitter que Rowi o MetroTwit. Como nota adicional: Microsoft tiene que tener cuidado con no dejar que su tienda se llene de aplicaciones que no aportan mucho, precisamente creo que su compromiso con la calidad en la tienda de Windows Phone es lo que les hizo que tuvieran buenas críticas, esto deberían mantenerlo en Windows 8.

Conclusión

7.5/10

La Asus Vivo Tab RT tiene puntos muy buenos, empezando por su pantalla, pero con el dock pudieron haber hecho un mejor trabajo del que hicieron. Así mismo, pequeños detalles de construcción y altavoces hacen que no se lleve el 10. Tendrás un buen rendimiento en batería y una tablet que no te decepcionará, sin embargo, no echarás de menos el teclado si ya tienes uno bluetooth. Por parte de Windows RT, es lo justo y necesario para funcionar, pero sí que habrá que esperar un poco más a ver el sistema madurar, sin embargo, esto está asegurado, así que no hay de qué preocuparse.

Participa en la conversación

2 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. Dos preguntas: Puedo ver videos WMV sin problemas?

    Segundo: Puedo ver archivos PDF sin problemas?

    Gracias…

    1. Sí, las dos funciones vienen integradas en el sistema con las apps de Videos y Lector; si no te gustan esas, en la tienda buscas por «pdf» y salen varios lectores que están bien y mejores en algunos aspectos, como subrayar texto.