Ayer Netflix informaba de su próxima apertura en sus servicios hacia nuevas características sociales. El Congreso de Estados Unidos aprobaba un proyecto de ley que permitiría a empresas como Netflix o Hulu compartir sus datos de alquiler y hábitos con Facebook. Se modificaba así una ley que permanecía desde 1988 y por la que Netflix habría gastado dos millones de dólares en el lobby para que así fuera.

Según explicaba Netflix tras la aprobación que modificaba la Video Privacy Protection Act de 1988:

>Nos complace anunciar que el Senado ha aprobado la propuesta rápidamente después del apoyo de la Cámara. Tenemos la intención de introducir características sociales para nuestros socios en Estados Unidos en el 2013, tras la firma del presidente de Estados Unidos.

La modificación significa que a Netflix y compañías similares se les permitirá que los usuarios compartan información sobre el servicio, características que ya existían en otros mercados como Canadá o Latinoamérica, aunque el mercado más grande de Netflix se encuentra en Estados Unidos, razón de peso para que presionase sobre el cambio en la regulación.

Para ello Netflix habría gastado más de un millón de dólares en el lobby de Washington, para sacar adelante una ley que les dará mayor visibilidad a los tiempos actuales, pudiendo compartir los usuarios sus hábitos en Facebook.

Un gasto que, aunque parezca desorbitado, pasa por una práctica normal en compañías tecnológicas. A pesar de que la rentabilidad global de Netflix sigue siendo inestable, el gasto de la empresa en Washington no está lejos de las de el resto de su sector.

Al parecer, Netflix formó un comité de Acción Política (PAC) a principios de este año, un comité cuyo objetivo era el de la reforma de la ley de protección de vídeo de 1988 como así ha sido finalmente. Un millón por presionar para que esa reforma cristalizara que no supone tanto si nos fijamos en otras compañías.

Según cuentan desde Ars Technica, Amazon gastó 4 millones de dólares en el lobby en los últimos dos años. Facebook utilizó la misma cantidad como presupuesto para el lobby. Comcast en cambio habría gastado la friolera de 32 millones de dólares en Washington en los últimos dos años.

Sea como fuere, el movimiento de Netflix hacia componentes más sociales en su servicio podría derivarse en millones de ingresos ya que los anunciantes accederían a los usuarios del portal de forma más rápida y clara, según los gustos que indican en las redes sociales.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.