Así lo confirma el Wall Street Journal, un programa que atenta contra las libertades civiles de los ciudadanos bajo el nombre de National Counterterrorism Center. Un programa concebido para que las autoridades puedan almacenar y controlar grandes conjuntos de datos sobre los ciudadanos.

Monitor massive datasets

Al parecer, tras varios debates internos sobre la privacidad y las libertades civiles, el Departamento de Justicia ha dado luz verde a este programa. Las directrices permiten que NCTC, por primera vez, pueda mantener los datos sobre cualquier ciudadano de Estados Unidos durante al menos cinco años.

Todo a través de un programa basado en la "predicción de patrones" con el fin de analizar patrones sospechosos de conducta. Un esfuerzo dirigido a luchar contra el terrorismo que otorgará al programa la capacidad de que:

El gobierno tenga acceso a todas las bases de datos de los vuelos registrados, listas de empleados en comercios, casinos, nombres de estadounidenses que alberguen estudiantes extranjeros de intercambio y una larga lista de seguimiento de todo tipo.

Según WSJ, estos datos almacenados también podrán ser entregados a los gobiernos extranjeros para su análisis, presumiblemente para que ellos también puedan tratar de determinar y adelantarse a futuras acciones criminales o terroristas.

Un proyecto que es una reminiscencia de la llamada iniciativa Total Information Awareness, un modelo ideado tras el 11-S por DARPA para investigar a través de una base de datos de control de vigilancia sobre el régimen público y privado. Finalmente en el 2003 se paralizó la iniciativa por falta de fondos y protestas por las libertades civiles que se coartaban.

Tal y como explica el diario, estos esfuerzos de vigilancia radicales plantean además numerosas dificultades para las autoridades durante una investigación. La saturación de grandes cantidades de información, tratando de encontrar sobre un exceso de la misma, lleva a situaciones donde se puede juzgar a ciudadanos inocentes como sospechosos:

Se corre el riesgo de que un comportamiento inocente sea mal entendido, por ejemplo, unos productos químicos comprados por un hombre para una feria de ciencias junto a un temporizador para el aspersor pondrían en marcha falsas alarmas.

Sea como fuere, parece que es más importante detectar posibles futuras amenazas que las propias libertades de los ciudadanos.