Lo que vemos en las imágenes lleva el nombre de Wound Stasis System, el último programa financiado por DARPA. Un desarrollo de un tipo de espuma inyectable que es capaz de detener una hemorragia interna y estabilizar los órganos de forma que un soldado pueda desplazarse de forma segura.

Y es que tal y como explican desde DARPA, en una situación bélica, la rápida estabilización de un soldado herido y su evacuación en el campo de batalla son de vital importancia. Uno de los problemas principales surge de las lesiones internas, heridas extremadamente complicadas de paliar en el momento para un posterior transporte seguro.

La espuma desarrollada es en realidad polímero de poliuretano. Un material que se inyecta en el paciente como si fueran dos líquidos diferentes. Cuando ambos se encuentran y mezclan dentro de la cavidad abdominal, se expanden hasta 30 veces su volumen original, solidificándose después para detener la hemorragia y manteniendo todo los órganos en orden hasta que la atención médica apropiada pueda ser administrada.

Una espuma que según cuentan, también puede ser eliminada del cuerpo por un cirujano en menos de un minuto, por lo general, como un bloque sólido que apenas deja fragmentos detrás.

Los tests realizados por DARPA con el material han mostrado que se detiene una hemorragia grave en heridas internas durante un máximo de tres horas, con una disminución de hasta seis veces en la pérdida de sangre durante ese tiempo. Además, aseguran que la tasa de supervivencia en aquellos pacientes con el material aumentó de un 8% a un 72% cuando la espuma fue administrada.