Una nueva información aportada por el diario Herald podría indicar que la agencia de espionaje en Nueva Zelanda, la GCSB, habría estado vigilando a Kim Dotcom antes de lo que han admitido. La ralentización en la fibra óptica de 100 megas contratada por el magnate para jugar a Modern Warfare 3 sería clave en la investigación.

Dotcom

Como contamos la semana pasada, una investigación abierta por el Inspector General de Inteligencia y Seguridad en el país determinó que el gobierno había estado espiando a Dotcom de manera ilegal. La agencia de espionaje Government Communications Security Bureau (GCSB) vigiló al fundador de Megaupload a pesar de que la ley solo permite llevar este tipo de acciones sobre ciudadanos extranjeros. El propio John Key, primer ministro, pidió disculpas públicamente y habló de una investigación para esclarecer las actividades que se llevaron a cabo.

Desde hace unas horas se abre un nuevo interrogante tras la noticia publicada en el diario Herald. Una información que sugiere que el magnate podría haber estado bajo vigilancia mucho antes de lo que se ha dicho.

Los nuevos datos se basan en los problemas de conexión de Dotcom a partir del mes de octubre del año pasado en su mansión. El hombre, fanático declarado del juego Modern Warfare 3, tenía en su casa una conexión de 100 megas para jugar en óptimas condiciones. Una conexión que aseguraba unas tasas bajas de lag que comenzaron a fallar. Según Dotcom:

Cuando instalé por primera vez la conexión tenía tan sólo dos o tres saltos, pero cuando volví de Hong Kong en octubre del año pasado de repente tenía de 5-9 y la latencia se incrementaría en aproximadamente 60 a 90 milésimas de segundo.

Trajimos a un técnico para ver si se habían realizado cambios en la configuración que tenemos aquí, pero nada había cambiado. Después de una semana de investigación para ver cuál era la razón para el retraso, le pregunté al técnico cómo ponerme en contacto con el proveedor de telecomunicaciones.

Una semana después, el ISP se puso en contacto con Dotcom comunicándole que era muy difícil saber el origen del problema. El proveedor le comunicó que seguirían investigando y desde entonces nunca más supo del origen del mismo.

Todo fue muy misterioso. En ese momento pensamos que eran simplemente unos incompetentes y que no sabían cómo manejar una red. Pero hoy, a la luz del espionaje de GCSB, entendemos que el tráfico de mi conexión a Internet se desvió, probablemente a través del equipo que el GCSB tenía controlado.

Junto a las pesquisas de Dotcom, el diario Herald asegura haber obtenido más detalles de la investigación de los ingenieros y el personal del ISP, información que confirma un lag masivo en su conexión.

De confirmarse que efectivamente los problemas se debían al espionaje del GCSB, la credibilidad del gobierno se dañaría aún más, ya que fue el propio John Key el que confirmaba que la vigilancia se realizó a partir del 16 de diciembre, nunca antes.

👇 Más en Hipertextual