Lightning

Apple ya llevaba unos años apremiando a los fabricantes de accesorios a usar el Bluetooth o la tecnología AirPlay para la transmisión o reproducción de contenidos, en su particular cruzada anti-cables. Los últimos movimientos de la compañía se lo ponen mucho más serio, pues no está permitiendo la fabricación de conectores Lightning por parte de terceros.

Una de las novedades del iPhone 5 fue el cambio de su conector, por primera vez desde que salió el primer modelo se despedía del de 30 pines para dar paso al nuevo Lightning, el cual es más rápido y pequeño, además de ser reversible. Sus argumentos en contra pasan sobre todo por su no retro-compatibilidad con accesorios como altavoces y bases, entre otros (salvo pasar por caja y hacerse con un adaptador). Desde hoy, estos argumentos tienen una base más sólida, y es que Apple no ha dado permiso a ningún fabricante para producir accesorios compatibles con este nuevo conector.

En Amazon ya se pudieron vislumbrar señales de este suceso. Al poco de la presentación del iPhone 5 se puso a la venta el adaptador Lightning iTronz, cuyos envíos estimados fueron pospuestos entre 20 y 25 días inicialmente... Para después ser cancelados. La justificación del vendedor es "la aparición de un problema crítico de funcionamiento". Y es que estos conectores son mucho más complicados de copiar que los anteriores.

Tal como cuentan en iLounge, Apple habría endurecido sus políticas MFi (*Made por iPad / iPhone / iPod**) con tal de tener un mayor control sobre la fabricación de accesorios compatibles con sus dispositivos que hagan uso del conector Lightning. También señalan que se celebrará el próximo mes de noviembre un seminario en China entre directivos de Apple para decidir hacia dónde se encamina la empresa en este sentido. De quedar todo atado entonces, se podrían esperar accesorios para la campaña navideña.

Un movimiento de Apple en una doble dirección. Por el lado positivo, empujar a los fabricantes a usar tecnologías inalámbricas, mucho más del agrado de la marca de la manzana que los clásicos docks. Por el negativo, encaminar a sus usuarios a que compren los accesorios originales y de la propia Apple, usualmente más caros que los de terceros.