En alguna que otra ocasión hemos dedicado algunos minutos a hablar de estudios publicados alrededor del planeta 55 Cancri e, un exoplaneta situado a 41 años luz de la Tierra con una masa similar a la del planeta Neptuno y que es objeto de estudio por parte de los Astrónomos con la idea de caracterizar el planeta y verificar si sus condiciones ambientales son similares a los de la Tierra. Uno de los primeros estudios apuntaba a que la superficie de este planeta estaba cubierta de agua y, meses después, la NASA hacía público el dato de que, por primera vez, habían sido capaces de captar luz procedente de exoplaneta. Ahora es la Universidad de Yale la que ha publicado un nuevo estudio sobre 55 Cancri e y sus características; un estudio que da la vuelta a las hipótesis anteriores (superficie cubierta de agua y un núcleo de granito) y afirma que 55 Cancri e está cubierto de grafito y diamante.

55 Cancri-e

El estudio de Yale, que se ha publicado en la revista Astrophysical Journal Letters, ha sido realizado por Nikku Madhusudhan, un investigador de la Universidad, junto a Olivier Mousis del Institut de Recherche en Astrophysique et Planétologie de Toulouse (Francia) y en él los investigadores apuntan a que la Súper-Tierra 55 Cancri e es un planeta de diamante.

Esta es nuestra primera visión de un planeta rocoso con una química muy distinta a la Tierra. [...] La superficie de este planeta está probablemente cubierta de grafito y diamante en lugar de agua y granito

La tesis que sostienen estos investigadores es muy distinta a la que, hasta ahora, estaban manejando los astrónomos y, de hecho, esta nueva teoría aleja a 55 Cancri e de la tesis que afirmaba que podría ser un posible "planeta habitable" puesto que sería un planeta formado por rocas, sin atmósfera y sin agua que estaría a una temperatura de unos 1.650 grados celsius. En base a esta nueva tesis, 55 Cancri e estaría formado por carbono (en forma de grafito y diamante puesto que la composición química de ambos minerales es la misma, carbono, y lo único que cambia es el sistema de cristalización), hierro, carburo de silicio y, quizás, algunos silicatos.

¿Y cómo se puede pasar de la teoría del planeta recubierto por agua a la de un planeta repleto de diamantes? La clave está en el hecho que la NASA nos anunció en el mes de mayo, cuando el Telescopio Espacial Spitzer fue capaz de detectar luz procedente de este planeta. A partir de este hecho, los astrónomos fueron capaces de medir por primera vez el radio del planeta y junto al dato de su masa y la elaboración de distintos modelos para simular su composición por ordenador, los investigadores han sido capaces de llegar a un modelos que combina compuestos y elementos que encajan con los datos recopilados (que apuntaban que el planeta contenía, en proporción, más carbón que oxígeno).

Si tenemos en cuenta que esta Súper-Tierra tiene una masa aproximadamente igual a 4 veces la de la Tierra, el 75% de la masa del planeta (3 veces la masa de la Tierra) podrían ser diamantes, un planeta que, como bien decía mi compañero Alan, sorpendería gratamente a Emma Frost.

Imágenes: NASA y Universidad de Yale