Ha pasado una semana desde que Apple anunciase la convocatoria a un evento-presentación que tendrá lugar el próximo día 15 de octubre y que, según toda la rumorología circundante por la red, en este evento podría presentarse un iPad de 8 o 9 pulgadas, un dispositivo que comienza a conocerse como iPad Mini. Como es de esperar, Apple aún no ha confirmado este rumor y se desconoce qué anuncios realizará la compañía durante el evento pero las filtraciones que no dejan de sucederse parecen confirmar que el iPad Mini podría ser una realidad. El último de los datos que hemos conocido sobre este dispositivo lo ha recogido el Wall Street Journal a partir de los comentarios de los proveedores de Apple que, según parece, estarían trabajando para satisfacer una producción de 10 millones de unidades.

Según ha recogido el WSJ, los proveedores de componentes de Apple estarían trabajando para satisfacer una demanda de 10 millones de unidades del iPad Mini para finales de este año, una cantidad elevada de dispositivos en previsión de la fuerte de demanda que esperan que encuentre en el mercado (sobre todo porque parece que la puesta a la venta podría coincidir con la campaña navideña y, claro está, podría ser el gadget de estas navidades).

A pesar de la espectación, no son muchos los detalles que se conocen del dispositivo más allá de haberse filtrado un juego de fotografías en el que podemos ver la carcasa trasera (y compararla en tamaño con un iPad convencional) y el detalle del conector que, al igual que en el iPhone 5, sería el nuevo Lightning.

¿Y qué segmento se busca cubrir con este dispositivo? Los analistas (y podemos encontrar todo tipo de especulaciones por la red) parecen coincidir en que este dispositivo podría tener un precio de salida que oscilaría entre los 399 dólares y los 199 dólares, un intervalo de precios en el que se podrían encontrar las tabletas de la competencia (la Nexus de Google, la Samsung Galaxy Note, el Kindle Fire de Amazon, etc) que son de menor tamaño que el iPad convencional y que tienen buena acogida entre los consumidores.

 

Si atendemos a la cuota de mercado, Apple concentra el 69,6% de las ventas de tabletas a nivel mundial (según los datos del segundo trimestre de este año) pero aunque la cifra es buena, ha ido perdiendo terreno frente a sus competidores puesto que en el año 2010 concentraba el 84% del mercado. Precisamente, la recuperación del terreno perdido podría ser el motivo del lanzamiento de un iPad Mini de, suponemos, prestaciones algo más reducidas y, por tanto, un menor precio que permita marcar un punto de inflexión en el segmento de las tabletas más reducidas y hacer brillar también ahí el dominio del mercado de Apple.

De cumplirse con las previsiones, el iPad Mini podría, sin duda, ser el gadget de la próxima campaña navideña.

Imágenes: Sonny Dickson