Cada semana tenemos una noticia relacionada con J.J. Abrams, y la culpa no es nuestra, lo que pasa es que el creador de Lost, la recién estrenada Revolution y Alias no puede estarse quieto, por su cabeza pasan miles de ideas y alguna de ellas tiene el potencial suficiente como para transformarse en una serie high concept véase Alcatraz. Abrams se ha embarcado en un nuevo proyecto televisivo y para llevarlo a cabo cuenta con la colaboración del director mexicano Alfonso Cuarón, responsable de la distópica Children of Men, y de la mejor película de la saga de Harry Potter: Harry Potter and the Prisoner of Azkaban.

La cadena NBC les ha dado luz verde para rodar el piloto de una nueva serie de ciencia-ficción. La historia se centra en una chica con poderes cuyas inesperadas habilidades necesitan siete años para desarrollarse plenamente. Durante ese tiempo un reo deberá protegerla de aquellos que ansían utilizar sus poderes en beneficio propio.

El control creativo de la serie dependerá de Cuarón y Abrams. Mark Friedman ejercerá de guionista y co-productor; Bryan Burk colaborador habitual de Abrams y co-fundador de la productora Bad Robot Production ejercerá de productor. Cuarón y Friedman escribirán el piloto pero el será el mexicano el encargo de dirigirlo. Se ha vuelto muy habitual en los últimos años que directores de cine consagrados se encarguen de dirigir pilotos de series de televisión.

La NBC parece más que satisfecha con los datos de audiencia de Revolution, aunque deberían esperar unas semanas para comprobar el auténtico impacto del proyecto. Es lógico que la cadena no quiera dejar escapar la oportunidad de colaborar, de nuevo, con el Midas televisivo pero tampoco es cuestión de entusiasmarse por un estreno de doce millones de telespectadores. Esas cifras no se van a mantener y puede que la serie acabe estrellándose. El nombre J.J. Abrams ya no es garantía de éxito, tampoco lo es de calidad. Puede que la influencia y presencia de Cuarón sea decisiva en este proyecto. El mexicano ha demostrado, con creces, su buen saber hacer y puede que equilibre la historia hacia el lado correcto.

Foto: Comic Book movie