Listo. La Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) ha confirmado que México y Canadá se sumarán a las rondas de negociaciones del Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP). Demetrios Marantis, de la USTR, aclaró ayer en la reunión de ministros en Vladivostok que ambos países participarán formalmente a partir de octubre. A la par de esta cita en Rusia, se lleva a cabo la ronda número 14 de negociaciones de TPP en Virginia (Estados Unidos), que culminará el 15 de septiembre.

Con esto, se cumple el deseo del mandatario Felipe Calderón, quien en enero expresó en Davos su intención de ingresar al acuerdo. Fue en junio cuando Estados Unidos extendió la invitación a México; desde entonces, el titular de la Secretaría de Economía, Bruno Ferrari, ha sostenido diversas charlas con otros funcionarios vinculados al TPP. Por ejemplo, a inicios de julio, Ferrari confirmó que había hablado con el Ministro de Industria de Singapur sobre el tema.

El día de ayer, el secretario asistió a la reunión de ministros en Rusia, quienes aprovecharon el viaje al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) para tratar por fuera el TPP. Ahí, Ferrari presumió que México se encuentra listo para participar abiertamente. Recordemos que, aunque la invitación fue extendida en junio, ni Canadá ni nuestro país aún son participantes oficiales de las rondas de negociación. Bueno, hasta octubre, mes en que Marantis asegura que se integrarán de manera formal.

El suceso ha pasado con indiferencia para legisladores, medios y opinión pública. Pocas voces, como la del otrora senador Francisco Javier Castellón -uno de los principales opositores de ACTA en México-, han externado cierta preocupación. Ya hemos comentado con anterioridad cuáles son los peligros de que México se una al TPP, un tratado de libre comercio agresivo (especialmente, en lo concerniente al capítulo de propiedad intelectual). Mientras en Estados Unidos, el Congreso exige a la USTR que se les entregue una copia del documento para análisis y discusión, en México prácticamente nadie se entera ni se inmuta. Quizá lo hagamos cuando ya sea muy tarde.