Julian Assange ha hablado desde la embajada de Ecuador. La cara visible de WikiLeaks arremete contra el gobierno de Estados Unidos y su hostigamiento hacia la web de filtraciones y el soldado Bradley Manning.

Assange

Assange, en un acto convocado por Ecuador para que coincidiera con la cumbre de las Naciones Unidas, ha dicho que:

Es hora de que Estados Unidos ponga fin a la persecución sobre WikiLeaks, que cese la persecución de nuestro gente y que cese la persecución sobre nuestras supuestas fuentes.

El hombre permanece refugiado en la embajada de Ecuador en Londres en un esfuerzo por evitar la orden de extradición a Suecia, posible previo paso a Estados Unidos donde podría ser enjuiciado. Para Assange, el tratamiento que está recibiendo el sospechoso de informar a WikiLeaks, Bradley Manning, no puede ser más denigrante:

Le quieren romper, obligar a declarar en contra de WikiLeaks y contra mí ante un tribunal.

Un tribunal que está previsto que comience en febrero del 2013. No sólo Manning, según el diario Sydney Morning Herald, unos documentos desclasificados de la Fuerza Aérea indican que el personal militar que está en contacto con los partidarios de WikiLeaks podría ser acusado de "comunicarse con el enemigo", lo que conllevaría la pena de muerte en el país. Según Assange:

Este informe es un ejemplo del absurdo fervor neo-macartista que existe en algunos de estos departamentos del gobierno de Estados Unidos. Aún así, tengo la esperanza de que la actual Casa Blanca frene las investigaciones con el tiempo.

Por último, finalizó mostrando su preocupación ante lo que pueda pasar con su persona:

Si me extraditan a Suecia sería enviado a Estados Unidos para un enjuiciamiento penal. Suecia se negó a dar ninguna garantía en absoluto sobre las medidas que adoptaría.

Mientras, los tribunales británicos han ordenado que Assange sea extraditado a Suecia para hacer frente a la citación y respuesta de preguntas relativas a su presunta agresión sexual. Un caso iniciado tras la denuncia de una mujer sueca que afirma que el fundador de WikiLeaks tuvo relaciones sexuales con ella sin consentimiento después de que se rompiera el preservativo.