Junto con la renovación de la gama Kindle, en la que destacan el nuevo Kindle Fire HD con casi 9 pulgadas de pantalla y el Kindle Paperwhite, que es el mismo Kindle de siempre con pantalla electrónica pero al que se suma una mayor densidad de píxeles por pulgada y una pantalla retroiluminada, Amazon ha actualizado su sistema de Kindle Direct Publishing haciéndolo aún más accesible si cabe para que cualquiera pueda editarse y autopublicarse en su tienda de libros.

El sistema no es nuevo, y lleva funcionando bastante tiempo con resultados bastante buenos. En Estados Unidos por ejemplo el 27% de libros del Top 100 de Amazon.com han sido publicados a través de este programa. Permite saltarse el paso de las grandes editoriales, que muchas veces no están dispuestas a ceder así como así a abrir un hueco a autores menos conocidos, y también que cualquiera pueda poner su obra a disposición de todo el ecosistema Kindle. En España por ejemplo destacan algunos autores como Bruno Nievas, que con Realidad Aumentada lleva copando la lista de los más vendidos durante bastante tiempo.

Desde ahora con Kindle Direct Publishing:

  • Los autores pueden publicar en horas.
  • De manera completamente gratuita.
  • Mantienen el 100% de sus derechos.
  • Pueden distribuirlos a nivel global, sin limitarse a un único país.
  • Pueden programar las publicaciones.

El único requisito es que Amazon se lleva el 30% de las ganancias, mientras que un 70% se lo queda el editor, unos márgenes más que aceptables si los comparamos con los sistemas tradicionales. Kindle Direct Publishing, o KDP, está empezando a perfilarse como la mayor revolución que el sector editorial ha sufrido en años, justo después de la aparición de los ebooks. Una revolución dónde cualquiera puede editarse, puede poner su obra al precio que quiera (normalmente suelen ser muy accesibles) y saltarse de paso un modelo de negocio, el de las actuales editoriales, que ya lleva dando señales de agotamiento desde hace bastante tiempo.

El autor conserva las mismas ventajas que con un medio de publicación tradicional pero con márgenes de beneficios más amplios y encontrándose casos, como el que mencionaba antes de Bruno Nievas, en el que posteriormente esos mismos autores dan el salto a editoriales de papel donde continúan con las ventas de manera paralela. Es un modelo de negocio que, antes o después, me temo que tendrán que empezar a asimilar esas mismas grandes editoriales, bien de manera paralela o bien remodelando desde la misma raíz el proceso de selección, edición y publicación pertinentes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.