La campaña de Valve a favor del uso de Linux frente a Windows continúa. Tras las declaraciones del fundador Gabe Neweel tildando Windows 8 de "catástrofe", ahora han sido unas primeras pruebas para observar en qué sistema operativo corría más rápido el juego Left 4 Dead 2. Y gana Linux. El resultado, tras optimizar el motor del juego para Linux, es un juego que en Windows corre a 270,6 FPS frente a los 315 FPS de Linux.

Valve en Linux

No sabemos si se trata de una buena forma de promocionar la llegada del propio juego a Linux o simplemente una forma de demostrar su apoyo total a la plataforma. El caso es que Valve nos muestra a través del blog abierto en exclusiva para los desarrollos en torno a Linux que el motor de motor del juego se ejecuta más rápido en Linux que en Windows.

Para ello la compañía utilizó un banco de pruebas con un Intel i7 3939K, Nvidia Geforce GTX 680 y 32 GB de memoria RAM con Windows 7 SP1 con Direct X frente a Ubuntu 12.04 de 32-bit con OpenGL… con unos resultados sorprendentes.

En un primer momento el resultado en Ubuntu fue de 6 FPS frente a los 270,6 FPS. Al ver el resultado los ingenieros de Valve optimizaron el juego para Linux basándose en tres puntos. En primer lugar modificaron el juego para que trabajara mejor con el kernel de Linux, lo mismo para que trabajara mejor con OpenGL y finalmente una optimización del controlador gráfico.

Y aquí llegaron los tests definitivos, acordes y más igualados entre ambos, con unos resultados finales para Linux de 315 FPS.

Como ellos mismos indican desde el blog, unos resultados sorprendentes si tenemos en cuenta que la optimización de Valve para Linux ha comenzado hace pocos meses en comparación con el tiempo que llevan trabajando con Windows. Buena noticia para los usuarios del SO que esperan que la plataforma esté lista para finales de este año.