ThinkGeek es una tienda online bastante popular enfocada en la comercialización de merchandising, gadgets, juguetes y otros artilugios que a muchos nos gustaría tener en casa si no tuviésemos problemas de presupuesto. Con una cartera de productos bastante sorprendente, una tienda de estas características debe ampliar y renovar su catálogo de productos con cierta asiduidad para no dejar de llamar la atención de sus clientes y, por tanto, mantener su ritmo de ventas pero como esta tarea no siempre es sencilla, la empresa ha decidido recurrir al crowdsourcing con un proyecto bastante curioso: IdeaFactory, una iniciativa en la que recoger propuestas de los usuarios para desarrollar nuevos productos.

Además de comercializar los productos, ThinkGeek ha diseñado (y supervisado el proceso de fabricación) de muchos de los productos que venden así que para aprovechar este know-how y, de paso, captar nuevos talentos, la empresa ha decidido abrirse al exterior y recoger ideas y propuestas de inventores y usuarios y, tras evaluarlas, llevar a la práctica las que tengan mayor potencial comercial. ¿Y con qué propósito recogen las propuestas? Pues si la idea, tras ser estudiada, es aceptada por ThinkGeek y deciden llevarla a cabo, el usuario que propuso el proyecto percibirá dinero por su proyecto (concretamente 1.000 dólares iniciales y un 10% de las ventas hasta que se alcance el millón de unidades vendidas y, a partir de ahí, un 5% de las ventas de por vida).

En resumidas cuentas, la empresa quiere buscar usuarios con talento y buenas ideas y llevarlas a la práctica sin necesidad de "contratar" a los usuarios, sino que les comprarán las ideas. Es decir, ThinkGeek ofrece al usuario la capacidad de desarrollar su producto y comercializarlo a cambio de pagarle a éste un royalty por su idea además de garantizarle sus derechos de propiedad intelectual. Está claro que la iniciativa no busca crear start-ups pero, al menos, es una interesante forma de poner en práctica buenas ideas que, por falta de financiación, difícilmente verían la luz dentro del circuito comercial.

En cierta medida, la factoría de ideas de ThinkGeek es similar a los tradicionales concursos de ideas que se llevan a cabo en arquitectura (edificios públicos o edificios singulares, reordenación de espacios públicos, etc). Aún es pronto para medir el resultado que tendrá esta iniciativa pero, quizás, en unos meses puede que estemos comprando gadgets o alguna camiseta que provenga de alguna de las ideas de otros usuarios.

Una interesante forma de aplicar el crowdsourcing para renovar el proceso creativo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.