¿Y si la historia del Universo se pudiera explicar a través de la congelación del agua y no a través de una gran explosión como indica la teoría del Big Bang? Bajo esta premisa, un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne y la Universidad RMIT teorizan sobre la mejor forma de ilustrar el origen y naturaleza del Universo.

quantum graphity

Lo que sugieren los científicos es que el agua y su proceso de solidificación en hielo al congelarse ofrece e ilustra de manera más fehaciente lo que trata de explicar el Big Bang. Según los mismos, el estudio de las grietas y hendiduras comunes a los cristales como el hielo podrían ofrecer una nueva fórmula de comprensión del Universo y sus orígenes.

Estas grietas pueden ser perceptibles según un último estudio publicado en Estados Unidos, "grietas" en el universo que apoyarían la denominada teoría del "Quantum Graphity", considerada como el santo grial de la física.

James Quach, uno de los físicos teóricos detrás de la propuesta, explica el estudio:

Pensemos en los inicios del universo como si fuera un líquido. Luego, cuando el universo se enfría, se cristaliza. La razón por la que utilizamos la analogía del agua es porque el agua no tiene forma. Al principio no había ni siquiera espacio, y el espacio no existía porque no había forma.

Los antiguos filósofos griegos se preguntaban de qué estaba compuesta la materia: ¿de una sustancia continua o integrada por átomos individuales? Con microscopios muy potentes ahora sabemos que la materia está hecha de átomos. Miles de años más tarde, Albert Einstein asumió que el espacio y el tiempo eran continuos y fluían sin problemas, pero ahora creemos que esta suposición puede no ser válida a escalas muy pequeñas.

Vía Láctea

La investigación de los científicos se apoya en una escuela de pensamiento que ha surgido recientemente para sugerir que el espacio está hecho de bloques indivisibles, como los átomos, que pueden ser considerados como píxeles que forman imágenes en una pantalla de ordenador. Quach lo explica así:

La nueva teoría conocida como Quantum Graphity sugiere que el espacio puede estar formado por componentes básicos indivisibles, como los átomos minúsculos. Estos bloques indivisibles pueden ser considerados como similares a los píxeles que forman una imagen en una pantalla. El reto ha sido que estos bloques de construcción del espacio son muy pequeños, y por lo tanto imposibles de ver directamente.

Una teoría por la que Quach y sus colegas sugieren que el modelo del origen del Universo, el Big Bang, necesita ser reescrito:

El mayor problema del Big Bang es la propia explosión. En la explosión, la física se rompe. El modelo no puede hacer predicciones de lo que ocurre en el Big Bang.

Big Bang

Ahora bien, para que la nueva teoría tenga fundamentos, los investigadores esperan que algunos de sus efectos puedan ser visibles. Se habla de las partículas de luz:

Estas y otras se doblarían y reflejarían en tales efectos, y sólo así, en teoría, debería ser posible detectarlos.

Ahora pasarán a verificar experimentalmente algunos de estos efectos. De verificarse sus predicciones, podrían dar con la pregunta sobre si el espacio es liso o construido a partir de pequeñas partículas indivisibles.