Aquí tenemos una acción más en contra de quienes piensan que sin los derechos de autor un artista pierde su modo de ganarse la vida. Shuho Sato, autor del galardonado manga Say Hello To Black Jack, con más de 10 millones de ventas, libera a partir del 15 de septiembre su trabajo. A partir de esa fecha no existirá el copyright en su obra, una nueva fórmula que según el propio autor, podría conducirle a un segundo mercado acorde a los nuevos tiempos.

SHTBJ

La idea es que su trabajo siga funcionando sin la protección de los derechos de autor, una fórmula que podría dar un "segundo uso" o vida a las mismas fuera de los límites que imponen los derechos de autor.

Esto significa que a partir del próximo 15 de septiembre cualquier persona en el mundo tendrá la libertad de fotocopiar la obra, crear productos paralelos sobre ella o adaptar la misma, ya sea para fines comerciales o no comerciales sin tener que pagar regalías por ello. Una búsqueda de Sato por encontrar alternativas al viejo modelo de los derechos de propiedad intelectual.

Y es que el autor decidió que tras terminar el contrato que le mantenía unido con su editor original comenzar una aventura en solitario. Abrió su propia página web editorial y subió todo su trabajo. La idea era encontrar una fórmula en la que el artista consiga ganarse la vida sin depender de la exclusividad. Según Sata:

El modelo tradicional de obtención de beneficios aferrados a un autor es cada vez más rancio. Quiero explorar los posibles beneficios que hay para los autores más allá del sistema.

El siguiente paso del autor fue exhibir su obra en Tokio y proporcionar una fotocopiadora para que los asistentes pudieran copiar todo lo que quisieran. Como él mismo dice, en esencia no renuncia a los derechos de autor, lo que hace es que la gente no lo cumpla, concede o da rienda suelta a un libre mercado que pueda utilizar su trabajo para crear adaptaciones en distintos idiomas, para que se puedan crear aplicaciones sobre ella, películas, mercancías y productos sobre ella o cualquier cosa que estos "segundos" usuarios quieran o deseen.

La letra pequeña de lo que ofrece es una declaración de intenciones:

  • Condiciones de uso: no es necesario que contacte con nosotros con antelación.
  • Otros derechos: no requerimos de ningún tipo de recompensa.
  • Usted será feliz si puede utilizar la obra con libertad.

El autor no tiene claro cómo acabará esta nueva aventura pero sí tiene claro que los resultados serán interesantes para saber si es posible un mercado o sistema mejor que el actual que dictan los derechos de autor:

La única manera de encontrar algo mejor, o al menos que se ajuste y sea acorde a la tecnología actual, es dirigirse en el sentido contrario y ver a dónde nos lleva.