Si hay amenaza de pena de muerte, Julian Assange no será extraditado a Estados Unidos. Así lo ha confirmado hace unas horas Cecilia Riddselius, vicerrectora de asuntos penales y cooperación internacional en el ministerio sueco de Justicia.

Assange

De esta forma el país escandinavo intenta acallar las críticas hacia quienes piensan que la llegada del fundador de WikiLeaks al país (llamado a declarar por un presunto caso de violación) significaría la extradición a Estados Unidos y posible pena de muerte por revelar secretos de Estado.

Según las palabras de Riddselius al diario Frankfurter Rundschau:

Jamás entregaremos a una persona que se vea amenazada por la pena de muerte. Además, desde Estados Unidos y sus estamentos judiciales no se ha dado paso alguno ante Suecia para solicitar formalmente la extradición de Julian Assange.

Las declaraciones de la alta funcionaria de Justicia indican que en el caso de que Assange llegue a Suecia y Estados Unidos pida su extradición, el país europeo exigirá garantías para que el hombre no sea ejecutado en Estados Unidos.

Assange, detenido en el Reino Unido desde el mes de diciembre del 2010 por orden de la Fiscalía de Suecia, se encuentra en estos momentos en la embajada de Ecuador, país que le ha concedido el asilo político el pasado jueves.